Escena de «En la playa de Chesil», basada en la obra de Ian McEwan
Escena de «En la playa de Chesil», basada en la obra de Ian McEwan

Las películas basadas en libros consiguen un 53 % más de taquilla

Así lo ha puesto de manifiesto una investigación realizada en Reino Unido que ha estudiado el impacto de las obras literarias en el cine, el teatro y la televisión

Actualizado:

Una investigación llevada a cabo por Publishers Association ha puesto de manifiesto que aquellos filmes que tienen como base un libro consiguen un 44 % más de taquilla que las películas que se basan en un guion original en Reino Unido. Esta cifra se eleva hasta un 53 en el resto del mundo.

El informe explora el impacto que tiene un libro cuando es adaptado en el cine, la televisión y el teatro en términos de crítica y de éxito comercial. Los datos han sido recabados a traves de una combinación de entrevistas de calidad, casos de estudio, información accesible al público, datos extraídos de organismos de la industria creativa como el British Film Institute (BFI), la BBC, UK Theatre y Nielsen BookScan.

La investigación ha encontrado que los filmes con un libro detrás tenían un 44 por ciento más de beneficios en taquilla (casi cinco millones y medio de libras). Un porcentaje que se elevaba hasta el 53 por ciento en los demás países (68 millones de libras) frente a aquellas cintas basadas en guiones originales.

La investigación también muestra que el beneficio es mutuo, es decir el libro también ve incrementadas sus ventas cuando se adapta cinematográficamente. Así lo puso de manifiesto la adaptación al cine de «Mi prima Rachel», la novela de Daphne Du Maurier. Solo las ventas del libro en 2017 suponen el 23 % de las totales desde 1992.

Desde el punto de vista académico, el estudio indica que las cintas adaptadas tienden a tener mejor rendimiento, sobre todo en términos de éxito de crítica, porque pueden aprovechar la popularidad que ya tienen los libros entre la audiencia. Además, estos filmes muestran que tienen una historia más rica y más desarrollada.

Televisión y teatro

En cuanto a la televisión, revela que casi un cuarto de las series están basadas en fuentes literarias. Estas consiguen un 56 por ciento más de audiencia que las que se basan en guiones originales.

Uno de los ejemplos «El infiltrado», emitida por la BBC en 2016 y en España en 2017, puso de manifiesto que, aunque la novela de John Le Carre estaba publicada desde hacía 25 años, el 82 por ciento de las copias se habían vendido entre 2016 y 2017.

Pese a que el equipo de investigación no ha encontrado una investigación rigurosa del éxito de obras de teatro y musicales basados en a libros. Sin embargo, durante 2016, 27 producciones teatrales adaptadas de libros generaron ingresos de casi 26 millones de libras, lo que supone que ganan casi tres veces más en la venta de entradas que un guion original. Además, tienen a estar en cartalera más tiempo. Las cuatro obras que llevan más tiempo en London’s West End están basadas en piezas literarias.

El estudio muestra que la adaptación puede resucitar un libro en peligro de no editarse más, un ejemplo es «Caballo de batalla», de Michael Morpurgo, que se adaptó teatralmente en 2007, gracias a lo cual incrementó sus ventas hasta convertirse en un éxito comercial y en su libro más vendido desde entonces, algo a lo que también ha contribuido la película de Spielberg inspirada en el libro.

«El libro y los mundos del cine y del teatro tienen una relación recíproca, en la que una adaptación exitosa a menudo tiene efectos indirectos y da un impulso sustancial a las ventas del libro original», afirma el informe. «Esto puede conducir a sinergias entre las industrias -continúa el texto-, un libro que genera que una película o una versión escénica sean más vistas, lo que lleva a un aumento de las ventas del libro, lo que incrementa la probabilidad de que un autor escriba más historias, que luego podrían ser adaptadas».