La Orquesta de Birmingham abre el V ciclo de Promúsica

MADRID. S. G.
Actualizado:

Hoy comienza, en el Auditorio Nacional, el V ciclo de Promúsica, promovido por la Fundación Caja de Madrid.

Será la City Orchestra of Brimingham, bajo la batuta de su actual director Sakari Oramo, quien inaugure el ciclo con un programa compuesto por obras de dos jóvenes compositores ingleses, George Benjamin y Julian Anderson, a los que se sumará «Aerial», de Heiz Karl Gruber, además de la partitura «Shadows of Time» de Henry Dutilleux, título que ha tomado el ciclo para dar nombre a esta quinta edición que ahora comienza, y que se enmarca bajo el nombre génerico de «Música de nuestro tiempo». Según palabras de Xavier Güell, uno de los responsables de este ciclo y director del Proyecto Gehrard, conjunto sobre el que descansa buena parte de su éxito, en esta iniciativa confluyen dos objetivos: «el de crear un ciclo musical y una orquesta que sirvan para contribuir a unificar el disperso mundo contemporáneo musical». Dos motores que además pueden ayudar a «arrastrar a un público, mayoritariamente joven, para que sepa conocer y apreciar la mejor música de su tiempo».

Después del concierto del conjunto inglés, destaca, en febrero, el estreno en Madrid de «Viento de Otoño» del compositor José Manuel López López, reciente premio Nacional de Música, y unos días más tarde un programa homenaje a Frank Zappa, en el que se incluyen cuatro de sus obras. Le seguirá, en marzo, un concierto monográfico sobre el compositor recientemente fallecido Franco Donatoni. El sexto y séptimo programa se ocupará de la obra para piano de Morton Feldman. El 5 de abril, el Proyecto Gerhard celebrará su quinto aniversario con la interpretación de tres piezas astrológicas: Géminis, Libra y Leo, de Roberto Gerhard; y la «Primera sinfonía de Cámara», de Schönberg.

Un maratón dedicado a Luciano Berio y un concierto homenaje, para celebrar los 70 años del compositor catalán Joan Guinjoan, centrarán el ciclo en mayo, antes de concluir el 14 de junio, con el estreno en España de «Satiricón» de Bruno Maderna, a cargo del Proyecto Gerhard, dirigido por el propio Güell. Una ópera que es «una de las más emocionantes del siglo XX», y que como lo fueron en su día la interpretación del «Requiem» de Henze o «De los cañones a las estrellas» de Messiaem, representa «un hito importante», concluye Xavier Güell.