Órdago de Duato a Cambreleng: «El año que viene estaré en el Real»

Nacho Duato acudió ayer a la rueda de Prensa de presentación de las actuaciones de la Compañía Nacional de Danza en el Teatro Real con la escopeta cargada. Ya se había encargado de caldear el ambiente con declaraciones previas, pero ayer, con Juan Cambreleng, director gerente del coliseo, a su lado, terminó su embestida y lanzó un comprometido órdago.

MADRID. Julio Bravo
Actualizado:

Se habían saludado amablemente, incluso se habían sonreido durante la sesión fotográfica previa. Pero Nacho Duato, director de la Compañía Nacional de Danza, y Juan Cambreleng, gerente del Teatro Real, tenían los floretes preparados y tardaron apenas unos minutos y un par de cuestiones en convertir la rueda de Prensa en un tirante combate de esgrima.

Nacho Duato esperaba la pregunta. Había declarado en los últimos días que se sentía maltratado y zarandeado por el Teatro Real y, claro, había que insistir. «Cuando vengo aquí —empezó su argumentación— estoy en la gloria. Es un escenario maravilloso, el personal es extraordinario y me trato bien con todos. Pero me encuentro un poco zarandeado, porque la compañía no está programada hasta dentro de veintidós meses. Y no es justo, porque el Teatro tiene fechas libres, está cerrado la mitad del año, y ésta es una compañía que cuesta veinte millones y recauda más de sesenta, que además llena el teatro».

RÉPLICA DEFENSIVA

La réplica de Cambreleng fue más bien una defensa que un contraataque. «El teatro no está cerrado la mitad del año; cada estreno necesita sus días de ensayo y preparación. Ésta es la cuarta vez en tres años que Nacho Duato viene al Teatro Real, y esta temporada los tres programas de ballet del teatro han sido de la Compañía Nacional de Danza. El año próximo vendrán otras cuatro compañías, porque hay que atender a otros géneros y otros estilos. No hay persecución, sino todo lo contrario. Es la compañía favorita de este teatro».

Duato retomó el ataque y se quejó de la falta de atención hacia él por parte del director artístico del Real, García Navarro, que según el coreógrafo no contestaba a sus faxes. «Necesito el escenario del Teatro Real y tengo a coreógrafos esperando la respuesta de sus responsables, que no se han dignado en contestar». Y el órdago: «Yo voy a estar la próxima temporada en el Real, se lo aseguro a ustedes. Hablaré con el Ministerio, que siempre me ha apoyado. Y si la dirección de este teatro está en contra, que lo diga».

Nueva respuesta de Cambreleng: «No se trata de estar en contra ni de lanzar desafíos, porque las imposiciones no son buenas. Hay que ver con tranquilidad qué se puede hacer».

Acusación de Duato a Cambreleng: «Usted no cumple la palabra que le dio al anterior secretario de Estado, a quien le dijo que habría una colaboración continuada con la Compañía y que estaría en la programación de cada año». Y el alegato final, sin respuesta, del coreógrafo: «Ésta no es mi compañía, es nacional, y éste no es su teatro, sino que es un teatro nacional, y tenemos que hacer lo que piden los que pagan».