Riopudio, la aldea andalusí que los expertos han datado en el siglo XIII
Riopudio, la aldea andalusí que los expertos han datado en el siglo XIII - EFE

Las obras de una circunvalación en Sevilla sacan a la luz una aldea andalusí del siglo XIII

Esta zona corresponde con la antigua alquería almohade de Uncina, que las fuentes cristianas de los siglos XIII y XIV mencionan en la época inmediatamente posterior a la reconquista

Actualizado:

Las obras de construcción de la nueva circunvalación de Sevilla, la SE-40, han dejado al descubierto una aldea andalusí que los expertos han datado en el siglo XIII, con lo que certifican la existencia de pobladores de la época entre las localidades de Almensilla y Coria del Río.

Así lo ha explicado en la propia excavación el arqueólogo Pablo Garrido, que ha señalado que el asentamiento ha permanecido oculto a medio metro de profundidad más o menos desde que fue abandonado, y ha salido a la luz una vez que se comenzó a mover tierra para construir la carretera.

De hecho, los primeros vestigios salieron a la luz en 2011, aunque el equipo de arqueólogos acaba de entregar el informe, realizado por Garrido en la empresa Atlas Arqueología y Patrimonio, que ha englobado la aldea en el asentamiento denominado «Riopudio».

El arqueólogo ha detallado que las ruinas excavadas corresponden a una «mutatio» o «casa de postas junto a un cruce de caminos importante desde la antigüedad y que se mantuvo activo durante el período visigodo».

El estudio realizado lo ha fechado entre los siglos IX y XIII, y la excavación posteriormente ejecutada, entre enero y mayo de 2018, ha confirmado que esta zona corresponde con la antigua alquería almohade de Uncina, «que las fuentes cristianas de los siglos XIII y XIV mencionan en la época inmediatamente posterior a la conquista».

Los restos hallados corresponden a viviendas de la época Andalusí, «de las que sólo 2 o 3 parecen testimoniar una corta reocupación cristiana tras la conquista», con casas que «reproducen el clásico modelo andalusí, con alcobas y alanías, patios centrales con andenes, pozos y jardines rehundidos, pero con un toque más rural».

Garrido ha detallado que se han encontrado varios silos de la Edad del Bronce, un enterramiento infantil romano a la capuchina, dos inhumaciones de niños de unos 7 años ya de época cristiana y la cerca o fortificación que delimitaba la aldea y la defendía de ataques de extraños.

Todo ello ha sido estudiado y catalogado, sobre una extensión de 4.200 metros cuadrados, y para protegerlos se ha subido la rasante de la obra, antes de ser protegidos por un geotextil, arena y gravas.