Nureyev, en 1961, una semana antes de desertar - abc

El día en que Nureyev dio el mayor salto de su vida

El bailarín ruso del Kirov escapó corriendo en la pista del aeropuerto parisino de La Bourget para evitar volver a Moscú y para convertirse en leyenda

madrid Actualizado:

Rudolf Nureyev era un prometedor bailarín del Kirov cuando el 17 de junio de 1961 dio una doble pirueta a su vida al desertar de la Unión Soviética y pedir asilo político en Francia. «Quiero ser libre» gritó en inglés mientras se escapaba corriendo por la pista del aeropuerto parisino de Le Bourget para refugiarse detrás de dos policías franceses.

Al joven bailarín, que tenía entonces 23 años, le había comunicado poco antes el director del Ballet Kirov que él no iba a continuar la gira que tanto éxito había cosechado con «La bella durmiente» en París. El resto de la compañía viajaría a Londres, pero él debería regresar a Moscú en un Tupolev. «Lo comprendí todo en el acto: jamás me dejarían volver a Europa, yo era una cabeza muy dura impropia para la exportación y tendría que quedarme en Rusia, castigado y oscurecido», recordaba Nureyev.

abc
abc

El artista no solo había destacado hasta entonces por sus cualidades. Su interés por aprender inglés, por asistir a representaciones de compañías de danza extranjeras y frecuentar a los artistas que viajaban a la Unión Soviética, su ausencia en los cursos de instrucción política le originaban continuos problemas con las autoridades. Por su rebeldía e inconformismo había sido sancionado con no poder bailar ante los miembros del Gobierno ni viajar al extranjero... hasta aquel junio de hace 50 años en que pasaría a convertirse en un símbolo de la libertad. «Fue el salto más grande de toda mi vida», afirmó después el bailarín.

«Abandoné mi país sencillamente por falta de oxígeno, para redescubrir el sentido de la perspectiva que todo artista necesita si pretende continuar dando lo mejor de sí mismo», comentó Nureyev años después de su cinematográfica huida.

Aquel día su nombre fue borrado de la historia de la danza rusa y nació un mito en Occidente, donde está considerado como el bailarín más relevante del siglo XX junto a Nijinski. Hasta 1987 no se le permitió volver a Rusia cuando gracias a una invitación personal de Gorbachov pudo visitar a su madre enferma y hasta 1989 no volvió a pisar el escenario del Kirov para bailar «La Sílfide».

Una figura irrepetible de la danza

Solo tenía 36 francos en el bolsillo cuando «volvió a nacer» en París, pero apenas una semana después volvía a bailar en la compañía del marqués de Cuevas. Después viajaría a Dinamarca y conocería a su admirado Erik Bruhn y a Margot Fonteyn, la gran estrella de la danza británica que entonces tenía 42 años. Con ella formaría la pareja más relevante del ballet mundial de 1962 a 1977. «Él no era simplemente un bailarín, sino la danza misma», dijo Fonteyn de él. La pareja escribiría algunas de las mejores páginas de la historia de la danza con su «Margarita y Armando», su «Romeo y Julieta», su «Lago de los cisnes» o el paso a dos de «El corsario».

Nureyev trabajó con coreógrafos como Roland Petit, Maurice Béjart, Martha Graham o George Balanchine, llegó a protagonizar una película de Ken Russell sobre Rodolfo Valentino y se dejó seducir por la música en su última etapa como director de orquesta. Su difícil carácter le acompañó hasta el final y le provocó sonoros enfrentamientos en su etapa de director del ballet de la Ópera de París.

abc
abc

El genial artista nacido en 1938 en un vagón de tren a quien su severo padre quiso convertir en militar como él falleció de sida en París el 6 de enero de 1993 dejando un hueco insustituible en la danza clásica.

«Tal vez sea a Nureyev a quien más le debamos los bailarines la posibilidad de ser algo más en el escenario que el «partenaire» de la primera bailarina. Rudolf nos dio esa posibilidad, no solo a través de su enorme talento, sino también por su personalidad y carisma sobre el escenario. ¿Qué bailarín no se ha mirado alguna vez en ese espejo y ha deseado tener una carrera tan brillánte? Rudolf es un símbolo para todos nosotros. Todavía me emociona su corajuda decisión de traspasar toda frontera geográfica, política e ideológia y su ansia de libertad. Esa misma libertad que lo hacía un pájaro sobre el escenario», escribió el bailarín Julio Bocca en ABC tras conocer su muerte. Tenía 54 años. Está enterrado en el cementerio de Sainte-Geneviève-des-Bois, a las afueras de París.