RECOtechnology

«Numantia»: la historia militar llega a los videojuegos españoles

El nuevo título desarrollado por el estudio madrileño RECOtechnology, dará vida a la resistencia hispana ante la poderosa República romana

Actualizado:

Corría el año 154 a. C. cuando, tras casi medio siglo de presencia política y militar en la Península Ibérica, la boyante República romana envió al cónsul Quinto Fulvio Nobilior a Hispania. Sus órdenes eran lograr el control de la meseta y acabar con los molestos hostigamientos protagonizados por los lugareños. Junto a él arribaron, según afirma el historiador clásico Apiano, 30.000 legionarios ávidos de sangre. Una fuerza que parecía imparable pero que, para asombro de los invasores, fue detenida en seco ante las murallas de la ciudad de Numancia por los pueblos celtibéros. A partir de entonces comenzó un asedio intermitente a la urbe que se extendió durante más de dos décadas. Una contienda que desesperó a la entonces potencia mundial, que trajo hasta nuestras tierras a las mejores mentes militares de Italia y que solo terminó en el 133 a. C., tras un gigantesco cerco organizado por el famoso Publio Cornelio Escipión Emiliano.

Son esas dos décadas de batalla en Hispania las que representa «Numantia», el último videojuego del estudio español RECOtechnology (desarrollador también de «Yasai Ninja» y «Kyurinaga's Revenge»). Una obra que verá la luz el próximo otoño y que promete cautivar a los amantes de los episodios más épicos de nuestro pasado. No en vano cuenta con el apoyo de History Channel.

Con todo, el viaje para moldear este título no ha sido sencillo. Así lo afirma a ABC Jaime Díaz de Arcaya, director de marketing de la empresa, quien señala que la aventura de crear un producto capaz de unificar historia de España y estrategia por turnos comenzó en 2015. «Ya estamos con los retoques de última hora, unificando los elementos que hemos creado en estos dos años», señala.

Su trabajo debe ser concienzudo, pues no quieren desilusionar a los jugadores de todo el mundo. «Lo lanzaremos en cinco idiomas, en 80 países y en diferentes plataformas (PS4, PC y Xbox One)», añade el director de marketing. La empresa que tienen entre manos es sumamente ambiciosa debido a la saturación del mundo del videojuego. Pero el estudio español alberga esperanzas de que un evento tan épico como la defensa de Numancia (donde los ciudadanos prefirieron suicidarse a rendirse ante Roma) cautive al público.

Y todo ello, difundiendo de paso nuestro pasado más glorioso. «Los videojuegos son una forma de que nuestra historia se conozca fuera de España», añade Díaz.

Sistema de juego

A nivel práctico, el jugador podrá convertirse en un general romano hambriento de territorios o en un líder celtíbero deseoso de doblegar al enemigo. «Aquí no hay buenos ni malos. Roma era una potencia en expansión, pero no debemos olvidar que en Hispania pasaba lo mismo, aunque a nivel local. Numancia era la capital de un imperio regional», insiste a este diario Pablo Serrano, jefe de proyecto. En todo caso, e independientemente del bando seleccionado, aquel que decida adquirir este título se encontrará con un videojuego de estrategia dividido en varios niveles.

«El primero es un mapa general por el que moverse de asentamiento en asentamiento. El segundo, una vista de cada ciudad en la que se pueden gestionar recursos y tropas», completa. El centro del videojuego son las batallas, basadas en un sistema de movimiento por turnos y a través de casillas.

Rigor histórico

Una premisa básica en los videojuegos de este calibre es la fidelidad histórica. Por ello, el mundo de «Numantia» ha sido recreado de forma minuciosa. Desde las armas de los hombres que se dejaron la vida combatiendo en la Península en nombre de la República, hasta la vestimenta de los celtíberos que se enfrentaron al poder de Roma. «Cada espada que incluimos, cada casco.... Todo pasa por el filtro de nuestros asesores para que se ajuste a la realidad», sentencia Serrano.

Otro tanto sucede con las viviendas de los diferentes asentamientos, las tácticas de combate o, incluso, los campos de batalla. «Hemos recreado las condiciones meteorológicas que, según los historiadores, se dieron en las contiendas que se representan en el juego», determina Díaz.

Sin embargo, el punto fuerte de «Numantia» es la representacióm de las unidades en el campo de batalla. Ejemplo de ello son un tipo de combatientes seleccionables por el jugador numantino que están basados en la «devotio ibérica». Un curioso pacto espiritual que alcanzaban algunos guerreros con sus líderes y que asombró a autores clásicos como Tácito. «Algunos historiadores afirman que estos soldados peleaban desnudos o que lo hacían borrachos y sin haber dormido. Las fuentes señalan incluso que, cuando su líder moría, se suicidaban», explica Serrano. En todo caso, RECOtechnology ha preferido incluirlos en el videojuego como lo que, con mayor probabilidad, fueron: una guardia personal de los caudillos locales.

RECOtechnology
RECOtechnology

Por su parte, los romanos también cuentan con sus propias tropas de élite: los elefantes que Nobilior llevó hasta las murallas de la ciudad celtíbera durante uno de los primeros asedios para acongojar a los defensores.

Mención aparte requiere la recreación de Escipión Emiliano. El cónsul que arribó a la Península en el año 134 para meter en vereda a unas legiones desanimadas por las derrotas y más preocupadas por beber que por combatir. «Hay mucha leyenda en torno a él. Dependiendo del historiador al que acerques te dirá que era un gran estratega, un duelista sin parangón, o un lobo a nivel político. Nosotros hemos intentando reunir todas estas características en su figura», completa Serrano.

Una industria en auge

Los videojuegos han estado presentes en la sociedad desde hace décadas. Solo en España, la industria mueve anualmente unos 1.163 millones de euros, unas cifras al alza (un 7.4%) en comparación con el año anterior. Sin embargo, la producción y desarrollo de títulos nacionales suele chocar contra la cruda realidad; las superproducciones generadas por las multinacionales e importantes estudios fuera de nuestras fronteras copan los primeros puestos de las ventas. Hay talento, pero no hay industria, aunque eso empieza a cambiar.

Este contexto económico explica, en parte, que la mayoría de acercamientos y coqueteos con hechos históricos acaecidos en España hayan sido tratados en el exterior y, habitualmente, desde una perspectiva, tal vez, alejada de los escritos nacionales. Una saga especialmente cuidadosa con el pasado, y que toma influencias de las culturas clásicas, es Assassin’s Creed, una serie de juegos de aventura en tercera persona en donde el videojugador encarna a un miembro de una hermandad de asesinos que, según se plasma en su trama, influye en las decisiones de conflictos históricos.

La industria factura anualmente 1.163 millones de euros, unas cifras al alza (un 7.4%) en comparación con el año anterior

Aprovechando la coyuntura que brindó la recreación de la Edad de Oro de la piratería en el siglo XVIII en «Assassin’s Creed IV: Black Flag», los desarrolladores de Ubisoft, multinacional francesa, decidieron, como no podía ser de otro modo, tratar los navíos españoles de la época. Incluso, para la ocasión, se rescató la figura de un olvidado corsario español, Amaro Pargo, que revivió para gloria de todos. No ha sido el único título que ha tomado prestados nombres españoles. En algunos lanzamientos anteriores Brotherhood aparecer el Papa español Rodrigo Borgia, (1431– 1503), que dentro del juego se ficciona de líder de los templarios en Italia.

También en «Total War: Empire», título perteneciente a una veterana saga de videojuegos de estrategia en tiempo real, se encuentra a España como una de las naciones disponibles para disputar un conflicto internacional. La mecánica del juego consiste en la toma de decisiones y manejo de las tropas por tierra o mar para dominar el territorio. Lamentablemente, se explora la decadencia del Imperio, quedando lejos de ser la más poderosa de todas las facciones existentes. Eso sí, la influencia de la Iglesia y la fortaleza de las guerrillas aparecen referenciadas.

A lo largo de esta joven industria se han tomado multitud de referencias acerca de grupos militares y periodos históricos españoles sin ánimo, en muchas ocasiones, de exaltar la figura nacional. «Rainbow Six Siege», un título de disparos en primera persona, incluyó un contenido descargable que recrea Ibiza en la piel de miembros del grupo especial de operaciones (GEO) español. Una oportunidad para descubrir, entre otros aspectos, la estética y los uniformes de este.