«No me siento derrotada»

MADRID. ABC
Actualizado:

Tras conocer su destitución al frente del Ballet Nacional de España, Aida Gómez aseguró encontrarse «muy bien» de ánimo. «Me voy sabiendo que el trabajo realizado está bien hecho. Estoy contenta por la calidad artística de los espectáculos que se han estrenado en estos tres años». La bailarina manifestó a Efe que se va porque no le «dejan trabajar», si bien señaló que no guarda rencor a nadie. «No, no guardo rencor. Vine a trabajar, no a ganar batallas y guerras. El trabajo está ahí y el público lo ha juzgado positivamente durante estos años», destacó la ya ex directora del Ballet, quien, tras regresar al que hasta ayer fue su despacho, después de su reunión con Amorós, se apresuró a recoger sus cosas. La bailarina quiere descansar «acompañada de la familia», y olvidar lo ocurrido, sobre todo en estos últimos días de gran tensión. Aída Gómez, tranquila y sonriente en muchos momentos de la conversación, asegura que no se esperaba «nada de lo que ha sucedido». «No me siento derrotada. Vine a trabajar y he hecho lo que me han dejado». La bailarina y coreógrafa dice no sentirse dolida. «Soy una artista y mi trabajo en el Ballet Nacional de España está muy bien hecho. El balance artístico es muy positivo, por lo que me siento feliz».