Narciso Michavila
Narciso Michavila - ABC
ESPAÑA, CAMISA BLANCA

Narciso Michavila: «Tezanos es el último cacique del siglo XIX»

Es presidente de la consultora de investigación social y comunicación estratégica GAD3

Actualizado:

No me creo que le guste la vacación. No me lo he creído de ningún entrevistado y de usted, mucho menos.

Aquí en Sancti Petri es donde más desconecto…

Ni un sólo instante ha dejado de pensar en cómo sería una repetición electoral.

Aquí es donde más pienso, cierto, porque durante el curso lo urgente me distrae. No le digas a mi mujer que estamos haciendo una entrevista, le he dicho que he salido a hacer la compra.

Acuérdese de comprar algo cuando vuelva.

Aquí desconecto, sobre todo, del móvil. Leo clásicos: «Cómo mueren las democracias». Tezanos tendría que tener un capítulo propio en este libro.

Y eso que estaba desconectado.

Es el primer presidente del CIS que ha conseguido mentir a los españoles en nombre de los españoles y pagando los españoles.

Como una esposa.

Mis hijos le dicen a mi mujer: «¿Por qué preguntas qué queremos si siempre terminamos haciendo lo que quieres?». Pero mi mujer no miente.

Tezanos.

La mentalidad de Tezanos es decirle a los españoles lo que tienen que votar. Es el último cacique del siglo XIX.

¿Cómo lo hace?

Juega con la mitad del electorado.el centro derecha no le abre la puerta al CIS. Y lo usa para presionar a Podemos.

Volveremos a votar.

Quiere darse mus porque va de mano. Y ahora mismo tiene buenas cartas, porque Pedro Sánchez es quien más opciones tiene de mejorar.

El Gobierno quiere elecciones.

Son los primeros interesados. Tienen a la derecha y podrán recuperar el voto de Podemos que perdieron la última semana, con los debates. Pero ojo, que el 10N las cartas no va a repartirlas Tezanos sino los españoles.

Los resultados.

Mientras haya 3 partidos en la derecha, gobernará la izquierda. En democracia, la ley electoral es la ley de la gravedad. Los votantes aprenden votando cómo funciona la ley electoral. Muchos creyeron que España funcionaba igual que Andalucía y aparatosamente vieron que no.

La solución.

Hasta que la derecha no vuelva a ser un partido, o un partido y medio, no volverá a gobernar. Los resultados de las últimas elecciones fueron muy parecidos a las anteriores: 11 millones para la derecha y 11 para la izquierda. La fragmentación de la derecha ayuda al PSOE.

Los independentistas.

Intentar gobernar con ellos, más que un problema moral, plantea un problema técnico: ningún partido ha conseguido gobernar con los que quieren romper el país. Si llevamos 4 elecciones en 4 años es porque los partidos independentistas lo han provocado. Hasta que Esquerra y Convergència no se vuelvan como el PNV es inútil tratar de pactar con ellos.

Iván Redondo.

No es un hombre de Estado, como Enrique Serrano. Es un consultor electoral. Y un consultor electoral, lo que quiera, son elecciones.

Los líderes políticos me han pedido que le pida un consejo para cada uno de ellos. A Sánchez.

Le recomiendo que recuerde los consejos de Rubalcaba: el retorno a las urnas muestra que tenía razón y que el gobierno Frankenstein no funciona, ni en España ni en ninguna parte.

A Casado.

Que no rompa los puentes de entendimiento con el resto de formaciones.

A Rivera.

Que dé más juego a los líderes de su partido.

A Iglesias.

A Pablo e Irene les felicitaría por ser familia numerosa. Dan ejemplo ante el mayor reto que tenemos: el hundimiento de la natalidad.

La ley electoral.

No conozco ningún país que no quiera cambiar su ley electoral por otra que ya funciona en otro país. Por lo tanto, la ley electoral no es el problema. La nuestra ha funcionado para lo fundamental: ha dado estabilidad y ha permitido el cambio de gobiernos.

Votantes del siglo XXI.

Tiene que modernizarse un poco, sí, facilitando el voto de los residentes en el extranjero y permitiendo las encuestas la última semana.

Los españoles mienten.

No mienten, pero deciden cada vez más tarde, como las vacaciones.

Las élites.

La política se ha polarizado mucho más en las élites que en las bases. Las bases ponderan y suelen votar al mal menor. La élite sólo busca soluciones personales y ha pasado de la estrategia a la táctica, hasta caer en lo psicológico, que es donde estamos ahora.

Sálvese quien pueda.

Con la polarización, las élites políticas buscan reforzarse en su propio partido y volar todos los puentes de entendimiento. Corto plazo, proteger su silla, En todos los partidos han quedado los más radicales y a los que quieren pactar les llaman cobardes.

Resucite a uno que no conoció.

A mi abuelo: lo asesinaron en la Guerra. Me llamo Narciso por él. Querría preguntarle qué pasó en el 36 para que nunca más volvamos a repetirlo.