Moneo, Chirino y Lledó, Medallas de Oro del Círculo de Bellas Artes

MADRID. ABC
Actualizado:

El Círculo de Bellas Artes asume, en la celebración del 75 aniversario de su sede, «los retos de las nuevas tecnologías, sin renunciar a la memoria o, más bien, retomándola», según el presidente de la institución, Juan Miguel Hernández de León. El edificio, diseñado por el arquitecto Antonio Palacio como sede del Círculo de Bellas Artes, fue inaugurado en noviembre de 1926, y con motivo de este aniversario se han programado una serie de actividades que se desarrollarán entre los meses de septiembre y diciembre.

Como prólogo, se entregaron anoche las Medallas de Oro de la institución a siete artistas por su importante labor en el mundo de la cultura española en diferentes disciplinas. Emilio Lledó recibió la de Humanidades; Martín Chirino, de Artes Plásticas; Rafael Moneo, de Arquitectura; Rafael Azcona, que no estuvo presente en el acto, de Cine; Juan Hidalgo, de Multimedia; Amancio Prada, de Música, y José Luis Gómez, de Teatro. También se entregaron las Minervas a instituciones que han colaborado con el Círculo, como las Fundaciones BBVA, BSCH, ICO y Telefónica, y Prisa.

Juan Miguel Hernández de León recordó, durante la presentación de los actos, que en los últimos años se ha producido una nueva puesta a punto en la historia de la institución con la intención de asumir los retos del siglo XXI. Esta renovación incluye una nueva imagen, tanto en el logotipo como en diferentes aspectos interiores del edificio, que está llevando a cabo Alberto Corazón. «El programa de diseño incluye aspectos como la señalización, el equipamiento, amueblamiento y otros elementos, así como la presencia urbana del edificio», señaló el diseñador. Corazón afirmó que se ha hecho «un ejercicio de memoria, recuperando elementos fundacionales del Círculo».

Javier Rioyo y José Luis López Linares han realizado un documental en el que narran la historia de la institución cultural. Se hace especial hincapié en el franquismo. En este periodo perdió su carácter esencial de promotor de la cultura, para ser centro de ocio y juego de las clases más privilegiadas. Entre las actividades previstas, una exposición sobre la figura del arquitecto Antonio Palacios y su presencia en Madrid, así como un encuentro de centros culturales europeos.