La voz de un mito silencioso

Pedro Manuel VÍLLORA
Actualizado:

La periodista y dramaturga Itziar Pascual obtuvo un accésit del Premio Marqués de Bradomín 1997 por esta obra centrada en la paradójica acción de esperar. El texto homérico otorga muy poca presencia a Penélope, y Pascual se pregunta acerca de la espera de esta mujer, de las razones que la motivan y de la relación que puede mantener con los masculinos elementos dominadores. Pero además extiende su interrogación hasta el mundo contemporáneo, incluyendo a dos mujeres de hoy que tienen sus propios problemas con los hombres. La obra, así, alterna las escenas de una Penélope solitaria con las conversaciones entre estos otros personajes que esperan algo distinto del mundo, del otro, del amor.

Charo Amador ha dirigido esta pieza con mucha delicadeza, consiguiendo algunas imágenes poéticas de gran belleza e impacto. Para ello se ha ayudado de la iluminación intimista y atenta al detalle que ha creado Miguel Ángel Camacho, y del espacio escénico de Elisa Sanz, basado en el contraste entre tres elementos fundamentales: las telas, que sirven de escudo, protección y bálsamo a Penélope; la tierra, reminiscencia de lo real y tangible; y el agua de mar, sobre la cual navega Ulises y que aquí se representa mediante sugerentes proyecciones.

«Las voces de Penélope». Autora: Itziar Pascual. Intérpretes: Nieves Mateo, Claudia Faci, Cristina Pons. Dirección: Charo Amador. Sala Ensayo 100.