Alfonso Ussía y Antonio Mingote creen que el terrorismo se desactivará el día que el PNV quiera desactivarlo. Chema Barroso

Mingote y Ussía: «El problema vasco es el fanatismo y el fanatismo es la lepra»

Antonio Mingote y Alfonso Ussía denuncian en «Patriotas adosados» la última década ominosa para el País Vasco, poblada de sangre, asesinatos, lágrimas, y nacionalismo excluyente. En este libro, que será presentado el miércoles por María San Gil y el director de ABC, José Antonio Zarzalejos, hay dibujos y artículos contra la barbarie y contra los asesinos y amor al «País Vasco maravilloso que hemos conocido».

MADRID. Antonio Astorga
Actualizado:

¿El humor es lo que peor llevan los fanáticos?

Ussía: En «Patriotas adosados» hay humor, distancia, ironía e indignación. Hay dibujos que son sobrecogedores. Muchos de los artículos que se publican vienen del dibujo de Antonio. Cuando aparece un dibujo de un niño muerto en un charco de sangre y otro triunfo de la lucha armada de ETA, ahí no hay nada de humor. Lo que pasa es que luego hay muchísimo humor en otros. Y el humor es muy corrosivo para los fanáticos porque como el humor vuela por encima de los fanatismos y los dogmas, es lo que más les jode. Mire, hubo una época en que yo escribía versos muy indignados todos los días contra esta gentuza. Había un elemento que era el tío más tonto que yo he conocido, llamado Telesforo Monzón, que se hizo nacionalista porque le quitaron el título de marqués. ¡Manda narices! Entonces Telesforo dijo que él no era español, que era extranjero, pero ¿de dónde?, porque no hay ningún pasaporte que diga que eres extranjero. Y yo decidí aquél día no escribir indignado y le dije en unas cuartetas: «Pero tenga más decoro y piense primero, cómo va a ser extranjero llamándose Telesforo». Y eso le jodió una barbaridad. Hombre, la visión de un dibujo de Antonio de estos nacionalistas que están divididos con un muro piedras es muchísima más corrosiva que el análisis más sesudo.

«LAS COSAS COMO SON»

Mingote: El humor no es más que explicar las cosas como son. El humor consiste en quitar todo lo que es lugar común, frase hecha, costumbre, rutina. El humor escudriña y cuando explicas las cosas como son entonces te das cuenta de que la mayoría de las cosas son estrafalarias, absurdas, ridículas. Claro, en el caso de los terroristas, además de eso son sangrientas y horrorosas.

ABC: ¿Sienten miedo dibujando y escribiendo contra la barbarie?

Mingote: No, yo nunca pienso en eso.

Ussía: La verdad, poco. He tenido algunas cosas más desagradables...

Mingote: A tí, Alfonso, te han perseguido más que a mí, te han acusado más que a mí y te han insultado.

Ussía: Pero la verdad es que no lo piensas.

NACIONALISMO PERVERSO

ABC: ¿Por qué existe un nacionalismo perverso y excluyente que nubla las esperanzas de una nación moderna, civilizada, pacífica y libre?

Ussía: No se puede entender. Esto, además, viene de hace muy poco. Si los vascos nunca han tenido una nación. Y en 400 años no ha pasado nada.

Mingote: A mí lo que más cabrea (luego usted escriba esto como si fuéramos bien hablados) es que todo este fanatismo está basado en los escritos de un imbécil.

Ussía: Por supuesto. De un perfecto imbécil.

Mingote: Sabino Arana era un perfecto idiota. ¡Parece increíble! ¿Cómo es posible que haya movido a todo un pueblo? Y está bajo sospecha.

Ussía: Porque era un cretino. Mira, ellos mismos censuran a Sabino porque están avergonzados de lo tonto que era, pero en cambio lo siguen. Porque el PNV no publica «De su alma y de su pluma», que es la recopilación de los pensamientos -entre comillas- de Arana. ¡Joder, pensamientos! Además este imbécil, que es un racista furibundo, un loco de la etnia, con la amargaura de las pérdidas carlistas y tras la ruina de su familia, pues se inventa eso. Pero no sólo se lo inventa él, sino su hermano Luis, que era el más listo, envenena a Sabino para ver cómo sale la operación y Luis posteriormente diseña la ikurriña, que era bandera de partido y de Vizcaya. Es el bizcaitarrismo que odia a Álava y a Guipúzcoa. A Álava les llama los burgaleses.

«SABINO, EL IMPOTENTE»

Mingote: ¿Qué quieren, siete, ocho provincias? No entiendo nada.

Ussía: Mira, son tan fanáticos que Luis Arana -porque Sabino era un picha floja, no se le levantaba y cuando murió, su mujer se lió a tener hijos- se casó en Barcelona con una cocinera de Huesca que se apellidaba Aigüés. Para Luis eso era un inconveniente porque entonces no podría tener hijos puramente «euskaldunes». Y zas, le cambió el apellido: Eguaraz por Aigüés. Y entonces ya tuvo hijos «euskaldunes». Esta historia, que parece de broma, es literal y la cuenta por ejemplo Jon Juaristi en su magnífico libro «El bucle melancólico».

ABC: El libro, publicado por Ediciones B, arranca con un dibujo magistral en el que varios artificieros desactivan, al fondo, un coche bomba mientras en primer plano dos guardias civiles se preguntan ante un carromato que transporta las siglas HB: ¿Y esto se podrá desactivar? ¿Se podrá desactivar el terrorismo?

Ussía: El terrorismo solamente se puede desactivar el día que el PNV decida que se desactive. Nada más.

Mingote: Y que los vascos.

Ussía: Sí, sobre todo el PNV, que tiene el poder.

Mingote: Pero lo tiene porque los vascos lo quieren.

Ussía: Se lo han dado.

Mingote: O sea que son los vascos, no el PNV. Los vascos. Naturalmente cuando se dice «los vascos» siempre hay que decir excepto los que no son...

LOS HÉROES

ABC: ¿Es difícil para los no nacionalistas vivir en el País Vasco?

Ussía: Allí hay un 50 por ciento de vascos que son unos auténticos héroes, que se tienen que cruzar con el tío que les insulta todos los días...

Mingote: ...Y con el que ha matado a su padre.

Ussía: Ellos sí que son unos auténticos héroes. Por ejemplo, María San Gil, Nicolás Redondo, Jaime Mayor Oreja, Carlos Iturgaiz... todos los que están en el PSOE o el PP de los Ayuntamientos

Mingote: Los concejales.

Ussía: Porque en los pueblos es donde se nota más la agresividad. A ellos hay que hacerles un homenaje de agradecimiento porque ellos son los héroes. Y por eso queremos que este libro nos lo presente una heroína, como es María San Gil y nuestro director, José Antonio Zarzalejos, que ha sufrido también las amenazas y la violencia moral porque no nos podemos equivocar con la terminología: eso no es violencia, eso es terrorismo.

INCULCAR EL ODIO

ABC: ¿La clave del llamado «problema vasco» es Arzalluz?

Ussía: Yo creo que cuando Arzalluz desaparezca...

Mingote: Cuando suba al cielo, quieres decir.

Ussía: Cuando suba al cielo y le arree un par de hostias San Pedro, yo creo que el PNV no es que desaparezca pero desde luego bajará muchísimo en esquizofrenia.

ABC: ¿Cómo se puede inculcar odio a un pueblo que no sabía odiar?

Ussía: Porque no hay nada más fácil. Hay testimonios escritos, como ráfagas, que hablan de que ya en el siglo XIII, XIV, los peregrinos que venían a Santiago y que utilizaban el camino natural de los valles vascos, cántabros y asturianos, lo eludían porque Jarrai existía en el siglo XIII: ya les tiraban piedras a esos peregrinos. Yo he conocido y me he enamorado y he vivido un País Vasco maravilloso. Con método se inculca muy bien el odio y esta gente ha tenido método.

ABC: En otra fabulosa viñeta, dos vascos con boina sentencian: «Los vascos hemos sido capaces de inventarnos un pasado, que no vengan ahora los españoles pretendiendo inventarnos un futuro».

LA GALLINA GOLI-GORRI

Mingote: ¡Son la leche!

Ussía: El único objetivo de este libro, de verdad, es hacer un compendio de diez años que en una sociedad -como la española- que ha recuperado la libertad, que es plenamente democrática, en donde a nadie se le persigue por sus ideas o por sus opiniones, que económicamente se ha convertido en una nación pujante, que estamos en la Comunidad Económica Europea, que es una sociedad mestiza por nuestra propia idiosincrasia, somos godos, celtas, árabes... y en este mestizaje entran los vascos, que en esa sociedad, como digo, haya unos asesinos que por un independentismo, un nacionalismo total y absolutamente superado, inútil, absurdo, sin base histórica ni futuro, que nos estén matando

ABC: ¿Cómo se despejará el «problema vasco»?

Ussía: El problema vasco es el problema que se han inventado ellos. Pero además, ¡si es la única provincia de una nación de Europa que tiene unas ventajas económicas y fiscales que no posee nadie! Son unos privilegiados. El problema vasco son los vascos. Y además Arzalluz tiene RH positivo. Pero están tan locos, algunos, que ya han inventado: la gallina goli-gorri, que es la gallina vasca (goli-gorri significa cresta roja, ¡como si las gallinas de Ciudad Real tuvieran la cresta verde!), la abeja autóctona vasca, la «apis arzalluzensis»...Mingote: Ah, ¿pero también hay una abeja?Ussía: Sí, una abeja que da una miel cojonuda. Mira, todo esto es absurdo. Si lo coges desde el humor pues te descojonas. Lo único malo es que detrás hay muchísimos asesinatos. Mingote: Y hay tragedia. El problema es el fanatismo. El fanatismo es la lepra. Es lo peor. Cualquier fanatismo, pero no digamos el fanatismo patriótico. LUCHA EN SOLITARIOABC: ¿Los brutales atentados del 11 de septimbre acabarán con ETA?Ussía: España es un país -lo ha recordado José María Aznar- que durante muchos años ha luchado solo contra el terrorismo en Europa. Pero de pronto el terrorismo le ha llegado al rico, al poderoso. Y todo ha cambiado. Ahora mismo, sí me consta, hay una sensación de acojonamiento grande en el entorno de los etarras. Porque esto va a acabar. Aquí no va a entrar la fiel infantería ni la OTAN a arreglarlo. Si ahí hay tiros de unos contra otros serán los tiros de unos vascos contra otros vascos. ABC: Como escribe usted, ¿el PNV sigue teniendo una empanada mental como la copa de un tamarindo?Ussía: Algunos, y también comulgan y a los tres minutos de comulgar justifican que se mate a alguien; otros no la tienen y siguen una especie de nacionalismo romántico pero no activo. Y otros no tienen una empanada mental. Tienen muy claras las ideas, como es el caso de Arzalluz, que las tiene clarísimas.