Doña Sofía, junto a Gonzalo Anes, se dispone a escuchar a Julián Marías. Jaime García

Marías: «Con Alfonso XIII la cultura vivió una de las épocas más gloriosas»

ANTONIO ASTORGA
Actualizado:

MADRID. «Temo no estar a la altura de lo que Su Majestad la Reina merece», declaraba Julián Marías a ABC poco antes de glosar el esplendor de la vida intelectual en el Reinado de Alfonso XIII. Pero, como siempre, su lección fue magistral y brillante. En la Real Academia de la Historia, Doña Sofía le escuchaba en primera fila, después de que asistiera a una sesión ordinaria, en donde el director, Gonzalo Anes, le informó sobre las actividades que desarrolla la institución. Marías definió el Reinado de Alfonso XIII como una de las épocas más gloriosas de la vida intelectual y cutural española: «Quedaba todavía vivo todo lo que había sido el pensamiento de la Restauración. La literatura de la Restauración. Estaban vivos gentes como Menéndez Pelayo, Castelar, Galdós, Pereda, todas las grandes figuras de la Restauración. Y después hay toda una serie de generaciones con una situación de libertad completa y de concordia entre lo intelectual. Por ejemplo, toda la generación del 98, cuya publicación se inicia justamente con el comienzo del reinado. Después, la generación de Ortega, de Marañón, Pérez de Ayala y todos los autores de la generación siguiente. Pero es que la generación que se llama del 27, es decir los nacidos en torno a 1901, todos publican la mayor parte de sus libros dentro del Reinado de Alfonso XIII». Fue un reinado que abarcó cuatro generaciones riquísimas, creadoras; una época de una condensación asombrosa que España no había vivido desde el Siglo de Oro. Y por encima de todo emergía la libertad y la coherencia: «No había discordia -dice Marías-. La discordia se produce un poco al final del reinado. Recuerdo el homenaje a Azorín en 1913: ¡ahí estaba toda la gente representativa!, sin distinciones de ideologías ni de puntos de vista. Había una gran concordia en el cuerpo intelectual».

Entre dos siglos, en ABC

Julián Marías acaba de publicar un espléndido libro, titulado «Entre dos siglos» (Alianza), que comprende sus artículos en la Tercera de ABC de los dos últimos años del siglo XX y 2001. Un maravilloso friso de la realidad histórica, social, literaria: «Es un tomo bastante grueso en el que he colocado cronológicamente las Terceras de ABC. Hay una sección final, «Personas», de homenaje a seres concretos, a notables, a figuras aisladas, a amigos que se han ido o al problema personal». Son 150 artículos de la transición de un milenio a otro: «Pienso mucho los artículos -explica su secreto don Julián-, pero luego los escribo deprisa. Hay una variedad enorme de asuntos, pero el punto de vista del autor resulta que es coherente, de modo que resulta muy libro, más de lo que yo pensaba».

En sus Terceras de ABC y en toda su obra emerge una palabra, la libertad, de la que Julián Marías es abanderado y heredero: «Libertad hay siempre, por lo menos la que uno se toma. El secreto es tomarse la libertad aunque no haya mucha. Ahora por fortuna la hay. He escrito cuando la libertad era deficiente, precaria; he escrito todo con libertad, usándola. Y le aseguro que no hay una sola línea que no haya pensado».