El día que María Callas se marchó en mitad de su actuación

El 2 de enero de 1958, la legendaria soprano abandonó la representación tras el primer acto tras los silbidos del público

Actualizado:

El 2 de enero de 1958, la soprano actuaba en la ópera de Roma. Desgraciadamente, había contraído un resfriado y su voz no está en las mejores condiciones. A pesar de haber informado al teatro, no fue sustituida. «Nadie puede sustituir a la Callas», afirmaron desde la ópera.

María Callas cantó, pero el público, insatisfecho, la silbó y abucheó. No volvió a escena. Se refugió en su camerino y, entre lágrimas, escribió una nota de disculpa que nunca se leyó al público. El escándalo fue mayúsculo.

Lea la historia completa aquí.