El artista reconoce que ha subido al escenario con alguna copa de más o con ropas «desacertadas»
El artista reconoce que ha subido al escenario con alguna copa de más o con ropas «desacertadas» - Raúl Doblado

Manolo García salta en defensa de Amaia Montero con una carta pública

El artista defiende a la ex de La Oreja de Van Gogh de las críticas recibidas por el errático primer concierto de su nueva gira en Cantabria. «A mí me ha pasado de todo. He subido con alguna copa de más a un escenario, en multitud de ocasiones he llevado ropas desacertadas...»

MADRIDActualizado:

Manolo García ha publicado en su web una carta abierta en la que defiende a Amaia Montero de las críticas recibidas por el errático primer concierto de su nueva gira, celebrado hace dos semanas en Cantabria. «Te conozco desde hace bastantes años, Amaia. Nos hemos encontrado en muchas fiestas de radio, entregas de premios y siempre nos hemos saludado, siempre has tenido una palabra cariñosa para mí. Sabemos que la vida es una montaña rusa y quiero enviarte un abrazo sincero, leal a esa amistad en la distancia pero profunda que siento por ti. Un abrazo cósmico», apunta el músico barcelonés.

Y en esta línea, añade: «Ahora que está tan de moda el Me Too, a mí me ha pasado de todo. He subido con alguna copa de más a un escenario, he patinado con un playback que no entraba en pleno directo de televisión, me he olvidado la letra de una canción bastantes veces, en multitud de ocasiones he salido a escena con ropas tan desacertadas como para morirse de risa y hasta me he colado en un agujero escenario abajo».

«¿Qué sucede? ¿Que una pifia, un error, una metedura de pata pesan más que tantas y tantas noches de entrega, de buenos conciertos?», se pregunta Manolo García a continuación, para después responderse a sí mismo: «Pues claro que no. Y como dice la Biblia, el que esté libre de culpa, que tire la primera piedra». Por todo esto, el artista concluye que errar es «humano» y justo por eso «hay que perdonarse», porque además todos los que están como público ante ellos en cualquier evento «de vez en cuando también fallan». «Es nuestra condición. Y poco más», destaca.

Para terminar, aún más palabras cariñosas: «Ayer hablé contigo y al colgar el teléfono pensé en los años que llevas en el oficio de la música y en la cantidad de veces que habrás subido a un escenario y habrás dado felicidad al público junto a tus compañeros músicos. Eso, tu entrega de tantas noches a tanta gente es tu salvoconducto para ser respetada, como debería serlo todo el mundo. Un montón de besos y un ramo de flores, Amaia».