Madrid abre la capitalidad mundial del libro con un programa decepcionante

Madrid descorcha su capitalidad mundial del libro con un programa decepcionante. Cuando desde el Gobierno se amasa un ambicioso plan de lectura, el programa de la capitalidad mundial no queda a la altura de un acontecimiento que prometía muchísimo desde que nació en la Feria de Francfort y que se ha quedado corto de ambiciones: al margen de lo de siempre, habrá un congreso de editores, mapas de librerías y... poco más.

MADRID. Antonio Astorga
Actualizado:

No obstante, la Cuesta de Moyano es ya capital Mundial del Libro. Y «Madrid es de los libros», proclamaba ayer el comisario de este evento, Federico Ibáñez, —que no estuvo en la votación de la Feria del Libro de Francfort donde se eligió esta capitalidad mundial como «punto de fomento y expansión de la lectura para todos los países del mundo»— al presentar el «programa de actividades» en la Residencia de Estudiantes. Como «crisol de esfuerzos» tildó Ibáñez un proyecto al que arriman el hombro Ayuntamiento, Comunidad de Madrid, Gremio de Editores de Madrid, la sociedad Cedro y el Ministerio de Cultura.

UN SELLO Y EL BANDO DEL ALCALDE

Juan de Ysasa, presidente del Gremio de Editores de Madrid, considera que se trata de un «reconocimiento sin precedentes a la enorme actividad que en relación con el libro tiene esta ciudad» y explicaba la oportunidad de esta designación —por parte de la Unión Internacional de Editores,— señalando que Alejandría será la próxima capital mundial del libro al albur de su nueva Biblioteca.

Tras el bando del alcalde, que se puede leer en todo el mobiliario urbano de la capital, Madrid acerca desde ayer los libros a los madrileños —que, por otra parte, son los que más leen de toda España— con cuentacuentos, talleres de literatura, poesía y prelectura en las bibliotecas de la Comunidad, justo en el día del libro infantil y juvenil y día de homenaje a Hans Christian Andersen.

Pere Vicens, presidente de la Unión Internacional de Editores, puntualizó que en estos momentos se están desarrollando iniciativas importantes para fomentar el Día Mundial del Libro: «Desearíamos mencionar como una de las más importantes la de la Unión Postal Internacional al promover un sello de correos en cada país del mundo para conmemorar el “Día del Libro”». Pero con ocasión de esta capitalidad mundial, el Comité Ejecutivo de la Unión Internacional de Editores se reunirá por vez primera en su historia en Madrid. Sus miembros pertenecen a los cinco continentes, a 70 países y representan el cien por cien de la industria editorial en el mundo. Durante las sesiones, según Vicens, se debatirán y tomarán decisiones sobre cuestiones que afectarán positivamente al futuro de la lectura, en especial sobre los estándares comunes para el desarrollo del libro electrónico —se trata de establecer un sistema común para que no pase como en los sistemas de vídeo— y la transmisión de datos mediante el sistema conocido como D. O. I. («Digital Object Identifier»). Vicens reflexionaba: «El editor era el último eslabón en la cadena de la creatividad. Ahora vamos a evolucionar. El editor ya tiene un lugar en la sociedad».

FERIAS, EDITORIALES Y ESCRITORES

La consejera de Cultura de la Comunidad, Alicia Moreno, dijo que ser «la capital mundial del libro quiere decir, en realidad, ser la capital de las personas, que se cambian e intercambian a través de la sintaxis y los acentos». El acalde Álvarez del Manzano señaló que Madrid merece ser capital mundial del libro «porque Madrid tiene un amor especial hacia el libro, porque hay grandes ferias del libro, porque hay afincadas grandes editoriales y librerías en nuestra capital, porque conviven con nosotros y están residiendo en Madrid grandes escritores de importancia mundial y porque desde Madrid se difunde el mundo de la edición al ámbito iberoamericano. Desde la Edad de Oro seguimos manteniendo la fama de Madrid como capital mundial de la Cultura». En círculos editoriales se comentaba ayer que como no salga bien un programa muy popular, de gran traca final, que podría dar la vuelta al mundo, esta capitalidad mundial de Madrid no pasará a la Historia.