Lola Herrera y Chete Lera, juntos en el «Concierto para 48 voces»

MADRID. ABC
Actualizado:

La palabra, el amor y la muerte, conceptos que forman los misterios del hombre, son los temas que aborda el recital «Concierto para 48 voces», dirigido por José Sámano e interpretado por Lola Herrera y Chete Lera, que el Teatro de la Zarzuela acoge hoy a beneficio de «Tierra de hombres».

Más de un centenar de textos de 48 autores distintos —con una característica común: todos están escritos en castellano—, forman la original estructura de este espectáculo, en el que las cien piezas se entrelazan formando una globalidad que habla sobre las grandes incógnitas del hombre. El evangelista San Juan abre y cierra un recital por el que desfilarán textos de Benedetti, Alberti, Cervantes, García Lorca, Goytisolo, Lope de Vega, José Zorrilla, Rubén Darío, García Márquez, Santa Teresa de Jesús, José Angel Valente, José Hierro o Unamuno, entre muchos otros.

Un espectáculo que el director y productor José Sámano ideó para poder hablar sobre las grandes preguntas trascendentales que intrigan al hombre: ¿Cómo surgió la palabra y qué función juega en las relaciones humanas? ¿Por qué surge el sentimiento amoroso? ¿Qué hay tras la muerte?

El espectador asiste a un espectáculo novedoso, en el que Lola Herrera y Chete Lera alternan sus voces, dialogan, a través de una cadena de textos que, «con mucho esfuerzo», logró ensamblar el autor. «Elegí estos temas —la palabra, el amor y la muerte— porque creo que alrededor de ellos se encierran los grandes misterios del hombre: antes de la palabra no existía nada; el amor y todo lo que lo rodea es lo que permite al ser humano alcanzar la plenitud; y la muerte y el más allá son la gran incógnita».

«El espectador sale con una buena sensación, optimista, aunque todas sean preguntas sin respuesta», dice, tras la experiencia de haber representado ya la función en Cartagena, Vigo y varias ciudades de Canarias. Fue precisamente en una de estas ocasiones cuando un miembro de «Tierra de hombres» pensó que podía ser un buen espectáculo para celebrar el 40 aniversario de esta Fundación de origen suizo, y que vela por la protección de la infancia en todos los países del mundo, especialmente en aquéllos donde se violan sus derechos más elementales. «Me hablaron de la labor que realiza la Fundación y nos pareció muy bien colaborar con ellos», dijo José Sámano, quien anunció que, a excepción de hoy, la obra no se verá en Madrid hasta dentro de un tiempo.