Darío Villanueva, director de la RAE
Darío Villanueva, director de la RAE - ernesto agudo

El lenguaje inclusivo no se abordará en el primer pleno de la RAE porque el orden del día está «lleno de cosas»

Fuentes de la institución aseguran que es imposible empezar a debatir el informe pedido por el Gobierno, que todavía no está cerrado, por falta de tiempo

MadridActualizado:

La Real Academia Española (RAE) no debatirá este jueves 4 de octubre, en su primer pleno del curso, la solicitud del estudio sobre «el buen uso del lenguaje inclusivo» en la Constitución, encargado por el Gobierno el pasado mes de julio, tal y como han señalado fuentes de la institución.

Esas mismas fuentes han precisado que en este pleno se leerá la memoria del curso anterior y el director, Darío Villanueva, hablará de los próximos proyectos con un orden del día «lleno de cosas» que «imposibilita» que se empiece a abordar el documento. No obstante, ese informe todavía no está cerrado.

La RAE ya había constituido una ponencia desde el pasado mes de julio, compuesta por los académicos de número Pedro Álvarez de Miranda, Paz Battaner, Ignacio Bosque e Inés Fernández-Ordóñez para estudiar el citado informe.

Desde la institución creen que es «probable» que tampoco se aborde en el pleno siguiente (los plenos se celebran los jueves de cada mes), pudiéndose alargar hasta noviembre en función de cómo se vayan sucediendo las reuniones, puesto que «hay otras cosas previas que tratar».

Críticas de los académicos

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ya explicó en el Congreso que este informe abordará la «adecuación» de la Constitución a un lenguaje «inclusivo, correcto y verdadero a la realidad de una democracia que transita entre hombres y mujeres». Por su parte, Villanueva explicó que el informe será «un trabajo serio y despolitizado».

Asimismo, se mostró convencido de que esa petición no incluiría «ninguna directriz». «Ellos piden un informe, pero nosotros contestamos conforme lo que a la Academia le parezca que tenga que ser: un trabajo riguroso, serio y despolitizado, desde el punto de vista lingüístico y gramatical», apuntaba.

La petición del Gobierno ha generado posturas contrarias en varios académicos, como el caso de Arturo Pérez-Reverte, que amenazó con marcharse en caso de que la RAE diera el visto bueno.