Masur confía en la educación. Mikel Ponce

Kurt Masur: «La política ahorra en cultura quizá para comprar armas»

El titular del conjunto americano, que la próxima temporada finaliza su relación con el conjunto, confía en la salud cultural de los españoles pero le sorprende amargamente el recorte de los horarios en la enseñanza musical. «La escuela es básica en la formación cultural de un pueblo», afirmó. «Si esto continúa, los políticos del mañana cerrarán los auditorios que hoy se inauguran»

VALENCIA. Pablo Meléndez-Haddad
Actualizado:

Mañana y el domingo regresa a Madrid, pero esta gira de la Filarmónica de Nueva York a cargo de su titular, Kurt Masur, también ha significado el debut, anoche, de la Orquesta en Valencia, punto de partida de un periplo que la llevará a debutar en Zaragoza, Barcelona, Oviedo y Santiago. «Conozco bien ciudades como Barcelona; allí aluciné con el Palau de la Música y la Sagrada Familia. Como el martes tocaremos en el Palau —para la temporada “Palau 100”—, los músicos se sorprenderán por su belleza», indicó Masur a ABC, quien también ostenta la titularidad de la Filarmónica de Londres y que se alejará de la orquesta neoyorquina en 2002, cuando asuma como director musical la Orquesta Nacional de Francia.

La amplia delegación neoyorquina no se acaba en músicos y administrativos. «También nos acompañan algunos de los particulares que patrocinan el conjunto —continúa el director alemán—. Aunque los sistemas de financiación americanos y europeos son muy diferentes —esta Orquesta cuenta con un simbólico uno por ciento de aportes públicos— parece que la fórmula norteamericana es mejor, aunque no pueden exportarse. Allí se programa sin presiones y es estúpido que en países como Alemania se dependa de decisiones políticas. Los gobernantes de hoy pertenecen a una generación sin formación cultural. Así se entiende que quieran cerrar orquestas y teatros por motivos económicos. No sé para qué quieren el dinero de la cultura. Quizás para comprar armamento».

LA ESCUELA ES FUNDAMENTAL

Masur se mostró sorprendido por el anunciado recorte en el horario dedicado a la música en la enseñanza secundaria española. «La escuela es básica para la formación cultural de una sociedad. La realidad de España, en todo caso, es diferente de la de los otros países europeos, porque mientras en otros lugares se cierran auditorios, aquí se construyen».

En su gira, Masur dirigirá las cuatro Sinfonías de Brahms, ciclo que podrá seguirse íntegramente sólo en el Auditorio Nacional, donde la Filarmónica realizará dos conciertos. «En el resto de ciudades únicamente interpretaremos un par de las sinfonías, a gusto del programador», aunque las más solicitadas han sido las dos primeras. «Si se ha nacido en Alemania, el lenguaje de Brahms forma parte de los sentimientos, tanto como los de Mendelssohn, Schumann o Bruckner. Nosotros aportamos la frescura americana con la calidad de lo mejor de Europa».

Masur dijo además que «desde la Orquesta intentamos encargar al menos un par de obras por año, y eso que el público norteamericano no es muy amigo del repertorio contemporáneo, pero esto es una obligación».