Carmen Martínez Galiana encarna a Ana Frank Nacho Arias

José Tamayo: «”El diario de Ana Frank” sigue vigente porque habla de la opresión»

Casi cuarenta y cuatro años después de presentarla en nuestros escenarios, José Tamayo vuelve mañana a poner sobre las tablas «El diario de Ana Frank», la adaptación teatral del estremecedor relato de una adolescente holandesa durante el terror nazi. «Estoy seguro —dice el director granadino—de que la obra sigue despertando la misma ternura, emoción y angustia que entonces».

MADRID. Julio Bravo
Actualizado:

Abre los brazos José Tamayo, como justificándose: «Ya ve —dice—; no he perdido con los años el entusiasmo ni la pasión por el teatro». Y es que este granadino, que cumplió ochenta años el pasado agosto, despide ilusión a raudales. Es la que le ha llevado a reponer en el teatro Bellas Artes «El diario de Ana Frank», una obra adaptada para el teatro por Frances Goodrich y Albert Hackett, que el propio Tamayo trajo a España en 1957. «La estrenamos en el Español y después estuvo en Barcelona y en gira por toda España con un éxito tan grande que tuvimos que formar dos compañías», recuerda Tamayo.

ACTUALIDAD

En 1957 sólo habían pasado doce años del fin de la segunda guerra mundial. Pero Tamayo no cree que el paso de los años le haya quitado actualidad a la obra. «Es un texto excepcional, y aunque situada durante la ocupación nazi, en realidad narra la historia de ocho seres humanos encerrados y privados de libertad. Es una historia sobre la opresión y, desgraciadamente, ése es un problema que todavía hoy sigue vigente en el mundo».

Su confianza en el texto y en su dramatismo es absoluto. «Por eso creo necesaria su recuperación, porque creo que obras con la calidad que tiene ésta, y que en su momento tuvieron el aplauso del público y de la crítica hasta convertirse en acontecimiento, deben incorporarse al teatro de hoy. Además, es el repertorio que siempre me ha fascinado y el que me ha gustado hacer».

La fascinación la extiende también Tamayo al personaje central de la obra, Ana Frank. «Su relato es impresionante, y no en vano ha sido el libro más traducido de los últimos tiempos. Parece increíble que una adeolescente de trece años pudiera escribir con tanta intensidad y esa mezcla de inocencia y estremecimiento lo que ocurrió en aquel altillo».

Ana Frank será encarnada en esta nueva producción por Carmen Martínez Galiana. «Igual que en 1957 tuve la suerte de poder contar con Berta Riaza, una excelentísima actriz que a partir de entonces desarrolló una extraordinaria carrera, también tengo la seguridad de que Carmen va a ofrecer una interpretación fabulosa. El personaje evoluciona desde los trece a los quince años, y ofrece muchas posibilidades, y muchas dificultades también, a la actriz que lo encarna».

Quien también tendrá motivos para la nostalgia es Pepe Rubio, que ya estuvo en el reparto de 1957 y que repite presencia, aunque lógicamente en un personaje distinto. «Pepe se dio a conocer en aquella obra», recuerda Tamayo, quien no es consciente de los parecidos o diferencias entre una y otra versión. «Cuando monto una obra por segunda vez procuro no acordarme de lo que hice o no hice con anterioridad».

En este caso, la adaptación la ha realizado Juan José de Arteche, y el reparto, junto a los dos actores citados, lo completan Julia Martínez, Vicente Gisbert, José Hervás, Mara Goyanes, César Sánchez, Marisa Segovia, Marco Sauco y Lola Manzanares». Gil Parrondo ha realizado la escenografía y José Miguel Ligero el vestuario.

El estreno de mañana tendrá una dedicatoria especial para Antonio Guirau, el director recientemente fallecido. «Antonio era un grandísimo hombre de teatro: director, productor, programador, asesor. Tenía por él, y estoy seguro de que toda la profesión también, un gran afecto y admiración, y lo menos que podemos hacer ahora es recordarle».