Jorge Fernández Guerra se hará cargo del CDMC a partir de febrero Jordi Romeu

Jorge Fernández Guerra sustituirá a Consuelo Díez al frente del CDMC

Ayer se hizo oficial el nombramiento del compositor y colaborador de ABC, Jorge Fernández Guerra, como nuevo director del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC), puesto desempeñado en los últimos años por Consuelo Díez. Fernández Guerra, que se incorporará el próximo 1 de febrero, se muestra contento de afrontar este nuevo «reto».

MADRID. ABC
Actualizado:

Compositor, crítico musical, colaborador en diversos medios de comunicación —en la actualidad desempeña el puesto de coordinador de las páginas de música en ABC Cultural—, fundador de la revista «Doce notas» y, ante todo, un hombre comprometido con la música de su tiempo. Ese es, en breves pinceladas, el perfil de Jorge Fernández Guerra (Madrid, 1952), el nuevo director del CDMC, que confesaba a ABC los motivos que le movieron a aceptar la oferta de Andrés Amorós, director General del Inaem. «Era el único puesto de gestión adecuado a mi capacidad y en el que sé que se puede aplicar una política para la música contemporánea», asegura.

Entre los problemas que deberá afrontar el nuevo director del CDMC se encuentra el de revitalizar el Festival de Alicante, promovido por este centro, aunque el compositor prefiere, por el momento, no hablar «hasta haber analizado en profundidad su situación, pero quisiera, por supuesto, que fuera a más». Otro de sus retos consistirá en acercar al público una música que todavía no es bien recibida por el gran público. «Para ello hay que conseguir una oferta más atractiva y ver si el público responde. Mi esfuerzo será mejorar lo que se está ofreciendo». En su opinión, cree que existe en la actualidad un gran «desfase» en la situación de la música española. «Por una parte existe una gran normalización en lo que se refiere a que conviven varias generaciones activas de compositores, pero sin embargo esta actividad no se ve proyectada en la sociedad, ya que no la percibe».

Siempre a caballo entre varios proyectos, Fernández Guerra cree que esta nueva responsabilidad no interferirá en su labor como compositor. «No creo que esto ocurra porque hasta ahora estaba compatibilizando mi trabajo en dos medios, cosa que ahora no haré. Además, —añade— la creación no es sólo el trabajo realizado sino la reflexión sobre él, y mi cabeza no deja de pensar en categorías de creación musical. En cualquier caso no me siento frenado por este nombramiento. Si la dirección del CDMC afectara de manera determinante tanto en la creación como en otros proyectos que llevo adelante después de muchos años no lo hubiera aceptado».

A finales de los años 80, Fernández Guerra estrenó su primera ópera, «Sin demonio no hay fortuna», considerada por la enciclopedia «New Grove´s Opera» como «la más importante estrenada en Madrid desde el advenimiento de la democracia».