Federico Jiménez Losantos
Federico Jiménez Losantos - Jaime García
España, camisa blanca

Jiménez Losantos: «La izquierda es más violenta que en la Guerra Fría»

Es propietario de Esradio, donde presenta La mañana de 6 a 12; y del periódico Libertad Digital

Actualizado:

¿Compensa escribir libros?

El del comunismo ha sido una sorpresa para mí, las ventas han ido francamente bien. Soy la última generación que leyó los clásicos del marxismo. Eso en el libro se ha notado y ha suscitado interés por la crítica más profunda que puedes hacer. Es también un efecto de la gente que sigue Esradio, que cumple 10 años en septiembre. Y Libertad Digital, 20 años en marzo. No son libros, pero son mis mejores obras.

Usted cada día escribe una novela en forma de monólogo.

Sigo el estilo de Antonio Herrero, que tomó mucho de García: interpelar a los poderosos, bajándoles los humos.

Sus monólogos son el Callejón del Gato donde han ido a pasear los héroes clásicos.

La radio es una representación de la realidad. Mi puesta en escena es verbal.

Con Antonio Herrero lideraron el último proyecto periodístico español hecho por periodistas.

No era exactamente un proyecto. Era un mecanismo de defensa. Éramos más libres. No había esta concentración de medios en las mismas manos.

La libertad ha retrocedido.

Alaska siempre dice: «Antes, cuando éramos libres…». Hoy Almodóvar no podría rodar Pepi, Luci, Bom. Antes la censura estaba para saltársela, ahora para obedecerla.

¿No ha mejorado con el tiempo su opinión de Felipe González?

Hay una cosa que hizo muy bien y fue la política exterior, muy ayudado por el Rey Juan Carlos y por Fernánzez Ordóñez. Aquella conjunción no se ha vuelto a repetir. Salíamos de la nada y nos vendimos muy bien. Luego, pasar de Ordóñez a Moratinos, fue como pasar de Miguel Boyer a Pepe Bono.

Es usted muy duro con el PSC, el único partido con el que se pueden construir mayorías alternativas.

Todos los partidos catalanes han metido la pata, pero el PSC es el agujero. Lo peor de Felipe fue entregar el PSOE de Cataluña al PSC. El PSC impide que haya una lucha real entre separatistas y constitucionalistas. Son retorcidos, siniestros, el charneguismo acomplejado.

No podemos disparar contra cualquier principio de solución, aunque sea imperfecto.

Pero si es que no tiene remedio. El PSC participó de aquel infame editorial único que publicaron la mayoría de periódicos catalanes a propósito de la sentencia sobre el Estatut. Reivindicaban la dignidad de Cataluña, como si la dignidad de Cataluña fuera saltarse la Ley.

Yo he venido aquí a defender la obra del presidente Rajoy. Tomó las medidas más duras que jamás se han tomado en democracia y funcionaron.

No funcionó. Sólo funcionaron los jueces, la Guardia Civil y el Juzgado 13, que es de lo poco que queda del Estado en Cataluña. Rajoy entregó los medios a la extrema izquierda y a los populistas.

Roures.

Es un hijo de Satanás pero no es idiota y ha hecho muy bien la propaganda de los independentistas. Es una vergüenza que del otro lado no hayamos visto las imágenes de nuestra policía agredida por los votantes del 1 de octubre.

Dastis.

¿Fue un ministro o una sombra?

Pedro Sánchez.

Es engañoso responsabilizar a Ciudadanos y al PP del bloqueo institucional, porque es Sánchez quien no quiere pactar con ellos. Lo demostró en Navarra, apoyándose en la ETA.

¿Es Vox extrema derecha?

Es un partido conservador español nacido del fracaso del PP en Cataluña. Tiene ingredientes clásicos como la unidad de España y sus raíces cristianas, y aspectos modernos e interesantes como la lucha contra las leyes de la violencia de género y la memoria histórica. Abascal es un líder nacional potente.

Rivera.

Con Rivera no se puede contar para nada que no sea Rivera. Ciudadanos tiene que entender que no liderará el centro derecha contra Vox y el PP.

Repetición electoral.

Sólo se evitará si Podemos le regala el Gobierno a Sánchez.

¿Qué es la derecha?

Cuando cayó el Muro la derecha dejó de luchar y hoy no hay una propuesta alternativa a la izquierda como la hubo con Reagan o Bush padre.

La izquierda.

Ha ido a peor. Los términos de su discurso político son más violentos ahora que durante la Guerra Fría. Hemos ido al humor del desprecio. A través del chiste hacen calar la idea de que el adversario tiene que ser destruido. Lo inventó TV3 y se lo han copiado. Es lo de la película Cabaret, cuando alguien le llama judía a una mona. Aún no ha pasado nada, pero ya ves todo lo que pasará.