El hundimiento del ferry en un lago noruego que acabó con el sueño nuclear de Hitler

Un equipo de investigadores han descubierto barriles que contenían agua pesada (indispensable para la fabricación de la bomba) en el interior de una embarcación nazi hundida por orden de Churchill

Actualizado:

El Proyecto Uranio fue el programa nuclear que Adolf Hitler desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial. Uno de los ingredientes indispensables para los reactores nucleares que intentaban fabricar la bomba era el agua pesada, cuyas plantas de producción eran objeto de bombardeos continuos por parte del ejército aliado.

Al menos 18 barriles (se cree que muchoa más fueron aplastados al hundirse la embarcación) de este material han sido descubiertos por científicos e historiadores navales en un ferry nazi hundido en el fondo de un lago de Oslo. De acuerdo con el periódico británico «The Telegraph», la embarcación tenía la misión secreta de transportar el material, aunque se desconocía si la nave realmente este componente hasta ahora.

Churchill tampoco estaba al tanto de este propósito oculto, no obstante ordenó su hundimiento en 1944 en una decisión que habría salvado Londres.

Según los especialistas, cuyo descubrimiento narran en un documental de la serie «Drenar los océanos» de National Geographic, esta cantidad de agua pesada habría sido más que suficiente para catapultar a Alemania en su camino para convertirse en una potencia nuclear.

El material procedía de la primera planta comercial de producción de agua pesada en Noruega, creada en 1934 al borde del lago Tim en Vemork. Cuando los nazis invadieron el país, en 1940 tomaron el control de la fábrica y en 1942 estaban produciendo más de una tonelada de agua pesada al año.

Los Aliados, temiendo que Hitler estuviera construyendo una bomba nuclear para destruir Londres, ordenaron una serie de incursiones para destruir la planta, de acuerdo con «Daily Express». En 1943, comandos noruegos lograron volarla en una incursión inmortalizada más tarde en la película «Los héroes de Telemark», protagonizada por Kirk Douglas. Después de los ataques, los nazis comenzaron a mover barriles del agua pesada que quedaba de Vemork a Alemania en ferry y tren.

El historiador naval Eric Grove, de la Universidad de Salford ha afirmado al citado periódico: «Después de la guerra, las personas involucradas en el programa nuclear alemán han afirmado que aquella pérdida de agua pesada fue absolutamente decisiva. Paró el programa del reactor».