Un aspecto de la exposición, que se inaugura oficialmente el día 19, Daniel G. López

Homenaje a Guillén a los veinticinco años de obtener el I premio Cervantes

En conmemoración del 25 aniversario de la concesión a Jorge Guillén del I premio Cervantes, el Círculo de Bellas Artes, en colaboración con la Fundación Municipal de Cultura de Valladolid y la Fundación Jorge Guillén, ha organizado una muestra que reúne fotografías, manuscritos, primeras ediciones y objetos personales del poeta, articulados en cinco secciones.

MADRID. Carlos Galindo
Actualizado:

La exposición, que ya está abierta al público, se inaugurará oficialmente el próximo día 19, fecha en la que comenzará, también en el Círculo, la lectura continuada de «El Quijote» a cargo del último premio Cervantes, Francisco Umbral, y la titular del Ministerio de Educación y Cultura, Pilar del Castillo. En la muestra, que permanecerá abierta hasta el día 22, se pueden observar las cinco etapas vitales y creativas del poeta, fijadas en los libros que integran la suma de sus obras. Como recuerdo al escritor se presentará el libro «Antología de la poesía de Jorge Guillén». Por su parte, Claudio Guillén, ofrecerá, también el día 19, una conferencia sobre su padre, con el título «Con Jorge Guillén: reflexiones de ayer y de hoy». Al día siguiente tres de los críticos más destacados de su obra se reunirán en una mesa redonda.

En la poesía de Jorge Guillén abundan los versos fulgurantes que establecen, a la manera de islas, un territorio propio en el que instalar, por un rato, nuestro tiempo.

Las «islas» son ocho mesas con la tapa de cristal donde se encuentran los documentos del poeta arropados por unos paneles, unas vitrinas en forma de uve con ruedas, próximos a las mesas, y delante, en el suelo, unas pequeñas moquetas con un poema escrito que hace referencia al tema que representa el conjunto.

«La exposición ofrece un archipiélago de poemas en el que se alojan las fotografías, los manuscritos y los libros de un hombre que acostumbraba a manifestar, en sus últimos años, que “mis memorias son mi poesía”. —comentó Alfredo Mateos Paramio, coordinador de la exposición—. En lugar de una adaptación de un manual de literatura española, la exposición alza fuera de las vitrinas, en el aire y en el suelo, un recorrido de versos y de imágenes para que el visitante pueda percibir el fulgor que late en la poesía de Jorge Guillén».