Varios operarios trasladaron el cuadro de «La Meninas» el 22 de julio de 1999 a la Sala XII del Museo de Prado, donde se encuentra ahora
Varios operarios trasladaron el cuadro de «La Meninas» el 22 de julio de 1999 a la Sala XII del Museo de Prado, donde se encuentra ahora - ABC

Así fue el histórico traslado de «Las Meninas»

El 22 de julio de 1999 la obra maestra de Diego de Velázquez pasó a presidir la Sala XII del Museo del Prado, que permaneció dos años cerrada para su remodelación

MadridActualizado:

El traslado de la obra más conocida del pintor sevillano Diego de Velázquez a la Sala XII del Museo del Prado ocupó la portada de ABC el 23 de julio de 1999: bajo el titular «El último viaje de "Las Meninas"» y con la imagen de varios empleados moviendo con cuidado el gigantesco cuadro, se explicaba que la estancia había sido restaurada con esmero para que la obra luciese «con todo su esplendor dentro de uno de los conjuntos pictóricos más impresionantes del mundo».

El traslado de «Las Meninas» ocupó la portada de ABC del 23 de julio de 1990
El traslado de «Las Meninas» ocupó la portada de ABC del 23 de julio de 1990 - ABC

Ya en las páginas interiores del diario, la periodista Natividad Pulido contaba el motivo de este traslado, hasta la fecha de hoy, definitivo: el Prado quería celebrar «el IV centenario del nacimiento de Velázquez con la reordenación de su colección».

Tras permanecer «dos años cerrada para su rehabilitación», la Sala XII de la pinacoteca madrileña se podía equiparar a los «sancta sanctorum» del arte, «lugares sublimes donde el arte alcanza la categoría de sagrado, como la Capilla Sixtina o la sala del British Museum que custodia los mármoles del Partenón». El día de su inauguración, el salón presentaba «nuevas cubiertas, una iluminación cuidada al mínimo detalle y un reentelado de lujo con medallones en color oro viejo sobre fondo gris»; unos elementos que le concedían –y que le siguen dando en la actualidad– un aire basilical. Todo ello, para dar cobijo a «veinte obras maestras del genio sevillano», como no, con «Las Meninas» dominando el espacio.

El entonces director del Museo del Prado, Fernando Checa, lo exponía así: «El mejor lugar, en mi opinión, es una sala pequeña, como estaba en los años 60, pero el actual número de visitantes al museo (más de 2 millones al año) no lo permite. De todas formas, el cuadro luce majestuoso al fondo de la Sala XII; ocupa el lugar de honor del Prado». El historiador del arte y los demás responsables del museo decidieron colocar los cuadros en la estancia días antes de su inauguración; todos, menos «Las Meninas», que se exhibió en la sala contigua hasta último momento. El museo no quería que pasase un día sin que se expusiera «su joya más preciada».