Los amuletos de plomo con los conjuros que han encontrado en la localidad serbia de Kostolac
Los amuletos de plomo con los conjuros que han encontrado en la localidad serbia de Kostolac - REUTERS

Hallan en Serbia unos enigmáticos amuletos con conjuros en arameo

Arqueólogos tratan de descifrar las incripciones en oro y plata que han encontrado junto a esqueletos de hace 2.000 años

KOSTOLAC (SERBIA)Actualizado:

Un grupo de arqueólogos está tratando de descifrar las inscripciones y símbolos hallados junto a esqueletos encontrados en la localidad serbia de Kostolac, que, según los expertos, fueron enterrados hace aproximadamente 2.000 años.

«El alfabeto es griego y el lenguaje es arameo. Eso es todo lo que sabemos. Se trata de un misterio de Oriente Próximo», ha indicado Miomir Korac, que se encuentra al frente de las excavaciones arqueológicas en Kostolac.

Uno de los esqueletos encontrados junto a una planta de carbón serbia
Uno de los esqueletos encontrados junto a una planta de carbón serbia - REUTERS

Los esqueletos fueron hallados en las inmediaciones de una planta de carbón, donde se estaba llevando a cabo una serie de expediciones de cara a la instalación de otra planta eléctrica.

Después de haber limpiado los huesos, el equipo de Korac encontró dos amuletos de plomo que contenían rúbricas de oro y plata en su interior, cada uno con diferentes inscripciones.

Los expertos creen que los símbolos podrían hacer referencia a una serie de conjuros cuya finalidad era la de invocar el bien o el mal. «Hemos podido leer los nombres de varios demonios, los cuales se encuentran relacionados con el territorio que hoy pertenece a Siria», ha señalado el arqueólogo Ilija Dankovic.

Los frágiles rollos
Los frágiles rollos- REUTERS

Según los expertos, los frágiles rollos, que una vez desenrollados parecían adquirir forma rectangular, podrían ser indescifrables. Son los primeros amuletos de este tipo hallados en Serbia, pero se han encontrado más en otros lugares del mundo, según ha explicado Dankovic.

«Normalmente eran talismanes que recogían conjuros de amor, pero también había algunos con maldiciones», ha afirmado Dankovic, que ha señalado que los conjuros de amor solían estar enterrados junto a niños o adultos que habían sufrido muertes violentas.

«Creían que las almas de esas personas tardaban en lograr la paz y tenían una mayor posibilidad de encontrar demonios y deidades a quienes pasar sus deseos», ha zanjado Dankovic.