Hallan 58 fotografías de Lawrence de Arabia en un archivo de Belfast

Son inéditas y le muestran con Winston Churchill y el príncipe saudí Faisal

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

En mayo de 1935, el inglés Thomas Edward Lawrence, de 46 años recién cumplidos y que se había licenciado del ejército hacía solo dos meses, transitaba con su moto de gran cilindrada por una carretera vecinal de Dorset, la comarca del Sudoeste de Inglaterra a donde se había retirado. Dos chicos en bicicleta se cruzaron a su paso. Trató de evitarlos, pero la Brough Superior que conducía se salió de la calzada y chocó. No llevaba casco y jamás se despertó. Murió a los seis días. Ochenta años después su leyenda todavía nos acompaña, por el genio de sus escritos y por su peculiar personalidad, un tanto exhibicionista. Tampoco es ajena al mito la formidable película de David Lean de 1962, «Lawrence de Arabia», laureada con siete premios Oscar. La mirada única del locuelo Peter O’Toole y sus apolíneos 1,90 regalaron un plus de glamour al pequeño T.E. Lawrence, de 1,65 y quijada algo caballuna.

De cuando en vez siguen apareciendo nuevas relacionadas con Lawrence, el hijo de soltera de una gobernanta escocesa, de quien se dice que con sus azotes le imprimió las querencias masoquistas de su vida adulta. Un archivero de Belfast acaba de hallar 58 fotografías del arqueólogo, militar, agitador pro árabe y escritor, acompañadas por algunas notas manuscritas suyas. El material se encontraba entre la documentación del historiador local Hartford Montgomery Hyde, que en 1977 publicó una biografía de Lawrence.

En una de las imágenes puede vérsele en 1919 en la Conferencia de Paz de París tras la Primera Guerra Mundial, en compañía de Faisal, por entonces príncipe y luego rey. Lawrence veló allí por los intereses de los árabes, pero sin éxito. Aquel revés lo llevó a un comportamiento errático. Primero fue asesor de Churchill, con el que aparece en otra de las fotos, pero lo dejó para alistarse bajo seudónimo como soldado raso, primero en la RAF y luego tras ser descubierto en el cuerpo de tanquistas.

En otra instantánea aparece subido a la moto en la que perdería la vida, de americana, con guantes, sin casco y con un peinado Bowie etapa dandy. «Fue una figura muy intrigante, que hizo muchas cosas para lo relativamente poco que vivió. Es un personaje fascinante», comenta el archivero que ha encontrado el material, Colin Shaw.

Al margen de sus campañas arqueológicas en Siria, los dos hitos de la vida de T.E. Lawrence fueron su apoyo a la revuelta árabe contra los turcos y su obra maestra, su libro de memorias y pensamiento «Los siete pilares de la sabiduría». Con Faisal, su logró bélico más espectacular fue la conquista de Aqaba. En la película de David Lean, la ciudad asaltada era en realidad Almería.

No se le conoce pareja, hembra o varón, y se ha especulado mucho sobre su sexualidad. De joven fue diputado unionista por Irlanda del Norte y perdió el escaño tras defender la abolición de la legislación que penaba la sodomía. Hoy la mayoría de los estudiosos, siguiendo el testimonio de sus amigos, concuerdan en que era una persona asexuada, como el mismo contó en algunas de sus incontables cartas. Lo que sí era sin duda es una persona de una sensibilidad especial, que en sus memorias de combate anotó: «Para mí una acción innecesaria, un disparo o una baja no eran solo una pérdida, eran un pecado».