Lorenzo López Sancho, en su domicilio familiar. ABC

Gran consternación en el periodismo y el teatro por la muerte de Lorenzo López Sancho

Los restos mortales de Lorenzo López Sancho —periodista insigne del último medio siglo español— fueron incinerados ayer en Madrid. Sus familiares y amigos rindieron un último homenaje al escritor nacido en 1910 en Astorga, donde comenzó su prolífica carrera profesional en la imprenta en la que su padre editaba «El Faro Astorgano».

MADRID. ABC
Actualizado:

Testigo de casi un siglo de historia, Lorenzo López Sancho falleció en Madrid el pasado sábado a los 90 años, como informamos en nuestra última edición de ayer. En estas mismas páginas de ABC, explicaba que decidió convertirse en «cronista de lo efímero» porque el «futuro no existe y el presente es tan inasible como las alas de una mariposa».

Graduado por la Escuela Oficial de Periodismo, comenzó sus estudios en León, cursó Derecho en la Universidad de Madrid y amplió su formación en Letras en París, Aix-en-Provence y Niza.

RECONOCIMIENTO TEATRAL

En 1940 ingresó en «El Ideal Gallego» como redactor y crítico de arte, cine y teatro, labor esta última en la que destacaría posteriormente, y le aportaría el reconocimiento del mundo teatral. Diez años más tarde se incorporó a la redacción de ABC. Con el seudónimo de «Isidro» —que llegaría a convertirse en toda una institución— firmó una columna diaria en la sección de Madrid. También desempeñó el cargo de Jefe de la Sección de Deportes. Fue corresponsal de «La Vanguardia» en París, de 1962 a 1965, y en 1966 regresó a ABC como Jefe de Colaboraciones, editorialista y crítico teatral.

Su labor profesional fue galardonada en diversas ocasiones. Obtuvo, entre otros, los premios Luca de Tena, Micrófono de Oro (en Radio Nacional de España fundó la revista literaria «La Rosa de los Vientos», primera en su género tras la guerra civil española), Medalla de Bronce de la Delegación Nacional de Deportes, el premio Novela de la Diputación Provincial de León y el Nacional de Teatro. En 1977 fue condecorado con las Palmas Académicas de Francia y en 1990 obtuvo el premio de Periodismo del Círculo Catalán de Madrid por el artículo «Seny» publicado en ABC.

DECANO ENTRE LOS CRONISTAS

Fue decano de los cronistas de la Villa de Madrid. A partir de 1972 se convirtió en autor teatral y guionista de Televisión Española. Cuatro años más tarde, fue nombrado miembro del jurado del Festival de Cannes y en 1994 recibió la Medalla de Oro de Madrid.