La sede de la RAE, en Madrid
La sede de la RAE, en Madrid - ERNESTO AGUDO

García Montero, sobre el encargo del Gobierno a la RAE: «No se puede establecer nada por decreto»

A las declaraciones del nuevo director del Cervantes se suman las de la catedrática y académica correspondiente de la RAE Josefina Martínez, que considera que el informe es un «despropósito», un «dispendio» y «completamente absurdo»

Actualizado:

Sigue la polémica en torno a la solicitud, cursada por el Gobierno, para que la Real Academia Española (RAE) elabore un informe que trate de adecuar la Constitución a un lenguaje inclusivo que refleje la igualdad social entre hombres y mujeres. Tras la reacción del escritor y académico Arturo Pérez-Reverte, que amenazó en Twitter con abandonar la institución en el caso de que se accediese a la petición del Ejecutivo, parecía que las aguas habían vuelto a su cauce, con la mediación del director de la RAE, Daría Villanueva. Sin embargo, el tema sigue siendo objeto de discusión en el sector.

Ayer mismo, Luis García Montero, recién elegido director del Instituto Cervantes, aseguraba en una entrevista televisiva recogida por EP que «utilizar un lenguaje integrador» en la Constitución es «una idea asumible, sin llegar a ningún tipo de ridículo». «Se han inventado muchas formas desde el lenguaje para generar respeto y que no haya gente discriminada y, en la democracia, generar igualdad es una de las prioridades. Me parece bien que desde el ámbito político se generen decisiones de igualdad», señalaba el poeta.

Pese a reconocer que el lenguaje «es una cosa muy viva y no se puede establecer nada por decreto», García Montero destacó que «todo depende de en qué ámbitos se mueva uno para sentirse cómodo». «Yo desde hace mucho tiempo me muevo en un ámbito, el universitario, en el que no pasa nada por decir profesores y profesoras ni por buscar una palabra integradora como ciudadanía. En este campo me siento muy cómodo, pero es verdad que llevo mucho tiempo moviéndome en esos ambientes», añadió.

Un «dispendio»

Por su parte, la catedrática de Lengua de la Universidad de Oviedo y académica correspondiente de la RAE Josefina Martínez dijo que el encargo del Gobierno es un «despropósito», un «dispendio» y «completamente absurdo», porque «la lengua tiene unas normas, unas posibilidades, nunca está de espaldas a la sociedad».

En una entrevista concedida a EP con motivo de su presencia en los cursos de verano de la UIMP, en Santander, Martínez denunció que el encargo «no tiene ni pies ni cabeza», porque la lengua «evoluciona con la sociedad y se pone a la par de la sociedad, pero tiene sus reglas, es una estructura y cada pieza tiene su sitio», de forma que «si una se cambia, se cambia la otra». «No puede violentarse la gramática, no pueden violentarse las posibilidades de la lengua», remató.