José Carreras
José Carreras - ABC

La Fundación Carreras, «Fundación del año» en Alemania

«Este reconocimiento sirve como estímulo para continuar con nuestro compromiso», afirma el tenor en declaraciones a ABC sobre un trabajo en el que destaca la construcción en 2017 de una unidad de trasplantes de médula ósea en Jena con 18 camas

Corresponsal en BerlínActualizado:

Al tenor español José Carreras le hace «una gran ilusión» que su fundación fuese galardonada ayer en Berlín como «Fundación del Año» por la Asociación Germana de Fundaciones, un prestigioso reconocimiento a los 63 grandes proyectos y 120 iniciativas llevadas a cabo en Alemania en la lucha contra la leucemia. «Este reconocimiento sirve como estímulo para continuar con nuestro compromiso», afirma en declaraciones a ABC sobre un trabajo en el que destaca la construcción en 2017 de una unidad de trasplantes de médula ósea en Jena con 18 camas.

La fundación, con 13.500 miembros y donantes regulares, ha contribuido hasta el momento con más de 220 millones de euros y ha financiado más de 1.200 proyectos de investigación y ayuda. En la última Gala Carreras, retransmitida en directo por la televisión alemana en diciembre pasado, fueron recaudados más de 120 millones de euros. «La fundación no puede transferir esos fondos a España, por ley deben quedarse aquí, pero si hay una colaboración con un proyecto o un investigador alemán sí, de forma que aprovechamos por esa vía para que parte de las donaciones lleguen también a España».

Carreras prefiere no hablar de Cataluña «porque es mucho más importante, si me lo permite, el trabajo de la fundación y la lucha contra el cáncer», pero ante la pregunta sobre si está satisfecho con cómo está llevando las cosas el gobierno catalán, declara que «que se ha hecho mal por ambas partes, se han cometido errores, llegará un momento en que todos nos demos cuenta, en el que tengamos que reconocerlo y en el que podremos hablar y llegar a acuerdos».

El tenor, por lo demás, saluda la proliferación de artistas españoles de primer orden en las óperas y salas de conciertos de la capital alemana, recordando que «hace 20 años éramos media docena, pero hoy en día el abanico es impresionante» y defiende el maridaje entre el arte y los proyectos solidarios, animando a cualquier artista a involucrarse en causas por el bien común.

«Los artistas son muy generosos y generalmente comprometidos, piensan mucho en los demás. Si se les llama para cualquier proyecto es difícil que digan que no», asegura en una entrevista en el Hotel Regent de Berlín, antes de acudir a la Charité a visitar a un paciente de leucemia. «El niño no se da mucha cuenta, tiene solo seis años, pero para los padres sí creo que la presencia y la palabra de aliento de alguien que ha estado enfermo y se ha curado es algo que aporta esperanza y consuelo», remata.