Florio dirige «La colomba ferita» en la Zarzuela

Hoy se estrena en el Teatro de la Zarzuela la ópera sacra «La colomba ferita», de Francesco Provenzale. Mientras la partitura musical correrá a cargo de la Capella della Pietà de Turchini, bajo la dirección de Antonio Florio, la dirección de escena será responsabilidad de Davide Livermore. Llega en una producción realizada por el Teatro San Carlo de Nápoles en 1999.

MADRID. S. Gaviña
Actualizado:

Estrenada en Nápoles en 1670, «La colomba ferita» («La paloma herida») es una de las pocas partituras que se conservan de Francesco Provenzale (1624-1704). Ópera sacra en un prólogo y tres actos narra la historia de Santa Rosalía, patrona de Palermo. Con libreto de Giuseppe Castaldo, la obra permaneció en la oscuridad hasta su redescubrimiento en el Conservatorio de Nápoles.

Representada en 1991 en el mismo escenario en el que transcurre la historia, Palermo, llega ahora a Madrid (después de haber sido ya representada en Barcelona y Segovia), donde se verá hasta el próximo domingo, para viajar la próxima semana al Teatro Arriaga de Bilbao (27 de marzo).

El director de escena, Davide Livermore ha trasladado la ópera a los años 50, «se desarrolla durante una procesión el día de Santa Rosalía», momento en el que la estatua de la santa cobra vida para narrar cómo se debate entre el amor carnal y el espiritual, entre un matrimonio a la que se ve forzada por el Rey Ruggiero y su deseo de convertirse en la esposa de Cristo. «La espiritualidad y la carnalidad confluye en esta obra», un tema que «se repite muy a menudo en el mundo mediterráneo», según Livermore.

Para Gabriella Sborgi, que se alternará con Maria Ercolano en el papel de Rosalía, esta ópera ha significado una experiencia tanto musical como teatral «muy enriquecedora», ya que ambas facetas «interactúan de una manera fundamental. Algo que te ayuda a crecer como artista. Al principió me dio cierto miedo asumir el papel de una santa —confesó—, pero al ver que ella vivía una historia de amor, se convirtió para mí en un personaje vivo, real y cercano».

Antonio Florio, fundador de la Capella della Pietà de Turchini en 1987, que está especilizada en la recuperación del repertorio de los siglos XVI al XVII y que tiene una formación que varía de los 22 a los 35 integrantes, señaló la gran proximidad que existe entre la música española y la napolitana de aquella época , «de heco Nápoles entonces estaba dominio españo», punto que también subrayó Andrés Amorós, director general de Inaem. «Es una obra que tiene mucho que ver con la cultura española, con la comedia de santos», y que, además, era «de plena actualidad».