El almirante director del Museo Naval, Fernando Zumalacárregui
El almirante director del Museo Naval, Fernando Zumalacárregui - ISABEL PERMUY

Fernando Zumalacárregui: «Quiero contribuir a cambiar la mirada sobre nuestra historia naval»

El relevo en el museo que guarda la historia de la Armada coincide con la llegada de Don Juan Carlos a la presidencia del Patronato de la institución

MADRIDActualizado:

La Sala del Patronato del Museo Naval, hoy dedicada a Sisiño González-Aller, parece un camarote de un antiguo barco de vela. Aquí se reúne el órgano rector que, desde este diciembre, estará presidido por Don Juan Carlos. La historia de la Armada española, desde el tiempo de las carabelas, se puede recorrer aquí, entre modelos y lienzos, instrumentos astronómicos, las armas y las viejas e inmensas banderas de los galeones y navíos de línea. Hasta el siglo XX. Ahora el Museo Naval comienza un nuevo ciclo. Además de la presidencia regia en el Patronato, el almirante Fernando Zumalacárregui es el nuevo director de la institución. Su anterior destino fue el mando en el Arsenal de Cartagena. Ahora capitanea una nave cuya ruta surca nuestra historia, una historia que viene decidido a poner en valor, porque es de todos.

El almirante Zumalacárregui es hombre enjuto, muy afable, de ojos vivos y voz calmada. Nos comenta que su padre fue también director del Museo Naval: «Recuerdo haber estado en esta sala con él, de joven. De algún modo ahora me siento como si continuara aquella labor suya». Viene a Madrid en un momento en el que el museo ha pasado de ser un lugar casi secreto a repetir éxitos de público que se miden en decenas de miles de personas, tras exposiciones como la de Blas de Lezo, la fragata Mercedes o los barcos de la historia comisariada por Arturo Pérez-Reverte.

-¿Y ahora qué?

-Estamos trabajando para celebrar en 2017 el centenario del arma aérea y los 300 años de la escuela de Guardamarinas. Fundada por Patiño, Jorge Juan estableció el régimen de estudios, con la ciencia como base. Será una exposición amplia, ambiciosa, porque es la historia de cómo entró la Ilustración en España, con la creación del Observatorio Astronómico. La Armada tuvo un papel fundamental.

-¿Cuál es el proyecto inmediato?

-Estamos ultimando «Dueños del Mar, señores del mundo. Historia de la cartografía náutica española», una exposición que se presentará el 15 de diciembre. Será la primera específica dedicada a la cartografía que hacemos en el Museo Naval, donde quedará patente la extraordinaria aportación que la Armada hizo al descubrimiento del mundo, con sus mapas, cartas, documentos, instrumentos…

-¿Y luego?

-Una gran exposición sobre el galeón de Manila para el próximo verano. Es una exposición a la que tengo mucho cariño; la considero de enorme importancia por la gesta de aquella gente, lo que pasó hasta que Urdaneta descubrió el tornaviaje. Y lo que supuso, ni más ni menos que la globalización.

El almirante, en la sala del Patronato
El almirante, en la sala del Patronato - ISABEL PERMUY

-¿Con qué marino se quedaría cuando pasea por estas salas?

-Estar aquí te hace pensar en la grandeza de nuestra historia naval. La de Castilla, la de Aragón, los Reyes Católicos, los Austrias... Vas pasando por nuestra historia y ves figuras muy diferentes, pero todos auténticos monstruos de la mar. Cada época nos habla de nuestros valores de un modo distinto, valores que se mantienen en el tiempo y son, a la vez, actuales. ¿Cómo destacar a un navegante, a un explorador, a nuestros marinos del Mediterráneo en las escuadras de galeras, los marinos científicos de la Ilustración? Pararme en uno en concreto resulta difícil.

-¿Qué le gustaría más hacer aquí?

-Me gustaría contribuir a cambiar alguna mirada sobre la historia y a extender su conocimiento. Mire, se habla mucho de que nuestra historia nos la enseñan con derrotas. Incluso me ha llegado alguna carta que me llama la atención sobre el cuadro del Glorioso, reciente incorporación al museo, porque muestra el último momento, en el que está ya derrotado, cuando la carrera del Glorioso tiene momentos impresionantes que también deben contarse. Para ir cambiando cosas, ayudando, creo que son fundamentales la educación y las nuevas tecnologías, las redes sociales. Tenemos que llegar a todo el mundo.

-¿Qué papel tienen en la defensa del patrimonio subacuático?

-Hay cuatro ministerios responsables: Cultura, Defensa, Interior y Exteriores. Cada uno en su papel. El nuestro, la responsabilidad que nos asignan la Ley de Navegación Marítima y otras normas, que asumimos. Además, tenemos una responsabilidad sobre la investigación, por nuestros archivos. Debemos alentar el estudio. Pero lo fundamental es aunar esfuerzos y colaborar para conseguir el objetivo común, la salvaguarda de nuestro patrimonio histórico. Para eso tenemos que trabajar todos juntos. Si no hay colaboración entre todos poco podemos conseguir. Ahora tenemos el problema del San José en Panamá. También vamos a estudiarlo y trataremos de aclarar la situación.