La Feria del Libro, que inaugurará el Rey la semana próxima, apostará por las actividades culturales

T. DE LEÓN-SOTELO. MADRID.
Actualizado:

La Feria del Libro de Madrid, que este año cumple su 61 edición, acude una vez más a su encuentro con un sinfín de visitantes a partir del 31 de mayo y hasta el 16 de junio, en el Paseo de Coches del Parque del Retiro. Como novedades, además de las literarias, más actividades culturales.

Trescientas ochenta y cinco casetas -nueve menos que el pasado año- llevarán, durante quince días, el mundo de la cultura al Parque del Retiro. Se las repartirán libreros, editores, distribuidores e instituciones públicas y tendrán diferentes colores con la finalidad de orientar al copioso público. Sirva como guía que las librerías especializadas usarán el verde; las de tipo general, el naranja; las editoriales, el azul; las instituciones públicas, el amarillo y, finalmente, el gris perla se emplea como cajón de sastre. Para los que se quejan de la lluvia o el calor que en tantas ocasiones han deslucido o sofocado el certamen, toldos en las casetas para que los amantes o aficionados a la lectura, y quienes aspiren a serlo se encuentren en un ambiente más propicio para adentrarse en la cultura.

Fernando Valverde, presidente de la Feria; Antonio Albarrán, director de la misma; Fernando Martínez Vidal, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, y María Dolores Navarro, concejala del distrito de Retiro, presidieron ayer la presentación de una fiesta para la lectura que, al margen de las novedades literarias, refuerza las actividades culturales y presenta un pabellón de nuevas tecnologías. Se mantendrá la ausencia de las en otro tiempo polémicas listas de libros más vendidos algo que introdujeron los nuevos directivos, que mantienen el deseo de que el certamen además de ofrecer las esperadas novedades de los creadores literarios no olvide los títulos que constituyen fondos de catálogo importantes que habitualmente son difíciles de encontrar. Y todo pensando en enriquecer la Feria.

Las actividades culturales se celebrarán en diferentes pabellones, uno de los cuales rinde homenaje a Carmen Martín Gaite llevando su nombre. No faltará una Carpa de Tertulias Literarias en la que conversarán más de un centenar de autores e intervendrá quien lo desee. El rincón de los niños -«La biblioteca de los ratones»- tendrá espacios para exposiciones y actividades. Una carpa de Acnur recordará a las mujeres maltratadas.