Santiago Moncada durante una entrevista en 2011
Santiago Moncada durante una entrevista en 2011 - EFE

Fallece el dramaturgo Santiago Moncada, expresidente de la SGAE

El exdirigente de la institución, que estrenó en cines más de 40 comedias como «Violines y Trompetas» o «Entre mujeres», fue un gran defensor de los derechos a autor

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El dramaturgo y expresidente de la SGAE y de su Fundación, Santiago Moncada, ha fallecido en la madrugada de este viernes 6 de julio, según ha confirmado a Europa Press la entidad.

Escritor, dramaturgo y guionista, a lo largo de su vida tuvo una fuerte vinculación con la defensa de los derechos de autor y mostró un compromiso constante por impulsar el colectivo autoral.

Socio de la SGAE desde el 4 de julio de 1958, desempeñó diferentes funciones en la entidad, primero como miembro de la Junta Directiva y vicepresidente de la SGAE, luego como presidente de la Fundación SGAE (anteriormente, Fundación Autor) hasta llegar a la presidencia de la SGAE en 2011.

Moncada comenzó su carrera como escritor de novelas, faceta con la que ganó el Premio Elisenda de Montcada por «Carta a nadie» y quedó finalista del premio Planeta por «El stress». Ya como dramaturgo, obtuvo de forma consecutiva el Premio Calderón de la Barca en 1962 y 1963. En su trayectoria destacan más de cuarenta comedias estrenadas, con títulos como «Juegos de medianoche», «Violines y trompetas», o «Cena para dos». Muchas de sus obras han sido traducidas a diferentes idiomas.

Dos de sus mayores éxitos fueron «Entre mujeres» (1988), una obra que permaneció en cartel durante diez años consecutivos en Buenos Aires y otros tres años en Ciudad de México, y «Esmoquin» (2001), de la que escribiría una secuela en 2003.

Como guionista también cultivó una prolífica carrera --que arrancó en la década de los 60 y que se extendió hasta finales de los 90-- con más de 80 trabajos rodados en Estados Unidos, Italia, Alemania, Inglaterra, Francia y España. Entre ellos, «Querido profesor» (1966), «El hombre que supo amar» (1976), «Despido improcedente» (1980) y «La familia...30 años después». Igualmente, ejerció de productor en una docena de films.

La Sociedad General de Autores y Editores ha expresado su dolor, además de «transmitir su apoyo y cariño a familiares y amigos de un autor que ha sido una referencia» para esta entidad.