«Estoy dispuesta a aceptar desafíos»

CANNES. ABC
Actualizado:

Lurhmann hace, y reivindica, según declaró él mismo en la conferencia que siguió a la proyección especial para la prensa, según informa Afp, un «cine teatral, con una trama que el público siga del principio al fin» y «una película de amor, tratando de respetar el género».

Para los actores el trabajo no fue fácil. Kidman y Mcgregor salen airosos de la tarea de cantar, cuando no son cantantes, y el norteamericano de origen colombiano John Leguizamo, quien ya actuó a las órdenes de Luhrmann en «Romeo y Julieta», debió trabajar arrodillado para componer un extraordinario Toulouse-Lautrec, que se desliza con pasmosa facilidad del tono jocoso al patético, de la hilaridad al drama.

Nicole Kidman, tras agradecer a los periodistas presentes en la conferencia que no le hicieran preguntas sobre su vida privada, evocó las dificultades del rodaje, que debió ser suspendido en dos ocasiones porque ella sufrió lesiones mientras actuaba.

La actriz afirmó que «es mucho más fácil interpretar escenas de amor a través de canciones, puesto que éstas ayudan a expresar emociones». Y al preguntársele si, tras revelarse sus dones de cantante en esta película, no le gustaría interpretar una comedia musical en un escenario neoyorquino, respondió: «me gustaría, pero en el plano vocal el teatro es mucho más duro. Esta película ya me exigió un enorme esfuerzo físico». «Pero yo siempre estoy dispuesta a aceptar desafíos», agregó la actriz australiana.