Juliette Binoche en un momento de la película ABC

Este domingo, nueva entrega del mejor cine con ABC: «El paciente inglés», tercer título de «Los Oscar»

El próximo domingo los lectores de ABC podrán adquirir, por sólo 475 pesetas más con el cupón que publicaremos mañana sábado, «El paciente inglés», tercer título de la colección «Los Oscar», una selección de doce cintas representativas del mejor cine de los últimos años, todas galardonadas por la Academia de Hollywood. Esta gran película logró nueve de las estatuillas en 1997.

MADRID. ABC
Actualizado:

Si hubiera que escoger únicamente una película por año, la de 1997 sería, sin discusión, «El paciente inglés», una intensa historia de amores cruzados que se basa en una novela de Michael Ondaatje. Contiene todos los ingredientes para convertirse en uno de esos títulos que nunca se olvidan: pasiones abrasadoras, un argumento apasionante que transcurre sobre el tapiz de fondo de una guerra, grandes escenarios, una magnífica fotografía (las secuencias que transcurren en el desierto son un prodigio de belleza, igual que la retratada en las penumbras de una capilla renacentista) y una música creada para hacer soñar. Un filme de calidad que emociona y entretiene, y cuya valoración crece con los años.

Nueve Oscar de los doce a los que aspiraba logró «El paciente inglés» en la edición de 1997 de los Premios de la Academia de Hollywood: película, director (Anthony Minghella), actriz de reparto (Juliette Binoche), dirección artística (Stuart Craig y Stephanie McMillan), fotografía (John Seale), diseño de vestuario (Ann Roth), montaje (Walter Murch), banda sonora original (Gabriel Yared) y sonido (Mark Berger, Walter Murch, Christopher Newman y David Parker). Se quedaron a las puertas otros tres: los de actor principal (Ralph Fiennes), actriz (Kristin Scott Thomas) y guión adaptado (Anthony Minghella).

La película, que transcurre duranre la Segunda Guerra Mundial, mezcla con habilidad dos historias de amor, la evocada por un hombre que presenta horribles quemaduras (buena parte del filme es un largo «flash-back» de su relato) y la que vive la enfermera que se dedica abnegadamente a hacer soportables los últimos días de vida de ese hombre. Una historia de amor contrariado, acribillada por los vientos convulsos de la guerra, y otra que abre una ventana de esperanza en esos días de muerte e incertidumbre.

Ralph Fiennes, Oscar al mejor actor de reparto por su impresionante creación de oficial nazi en «La lista de Schindler», cambia aquí de registro para meterse en la piel de Almásy, un atormentado aristócrata húngaro —basado vagamente en un personaje real—, que se enamora de una elegante dama británica infelizmente casada y se enzarza con ella en un apasionado romance por encima de todas las normas sociales. Este papel lo asume la maravillosa Kristin Scott Thomas, tal vez la mejor actriz que hoy en día encarna ese raro cóctel de belleza, elegancia natural e intensidad interpretativa que en su día representaron intérpretes como Lauren Bacall, entre otras.

En el plano interpretativo hay que destacar también a la adorable Juliette Binoche, actriz francesa que obtuvo merecidamente el Oscar por interpretar a la enfermera que cuida a Almásy y vive a su vez una emocionante historia de amor con un zapador indio de religión sij, en la Toscana en ruinas de la Segunda Guerra Mundial. «El paciente inglés» figura hoy entre las grandes películas de los últimos veinticinco años. Por su calidad, su intensidad y su belleza. Un filme donde fondo y forma se alían para lograr una obra maestra.