Carta manuscrita con nueve líneas autógrafas de Fernando II de Aragón y otra firmada por el monarca en 1478
Carta manuscrita con nueve líneas autógrafas de Fernando II de Aragón y otra firmada por el monarca en 1478 - ANSORENA

Las cartas manuscritas de los reyes de Aragón retornarán al Archivo del Reino

El Gobierno aragonés adquirió los documentos en subasta por 72.600 euros

Actualizado:

El Gobierno de Aragón adquirió ayer en subasta por 72.600 euros la importante colección de cartas manuscritas de los reyes de Aragón, después de que se confirmara que los documentos pertenecieron al Archivo del Reino de Aragón y fueron robados tras el ataque de las tropas napoleónicas en 1809.

A través de un representante del Ministerio de Cultura, el Estado ejerció el derecho de tanteo en la subasta que tuvo lugar este miércoles 27 de septiembre en la sala madrileña de Ansorena y el Gobierno aragonés se hizo con los 66 documentos históricos, cuyo precio de salida de 60.000 euros alcanzaba los 72.600 euros con los gastos.

Técnicos de Patrimonio de Aragón y expertos de la Universidad de Zaragoza habían concluido en su estudio la autenticidad de los legajos, que a partir de ahora serán conservados en el Archivo del Reino de la Diputación Provincial de Zaragoza, según informan fuentes del Gobierno aragonés.

La colección incluye 30 cartas pertenecientes a la correspondencia de los Reyes de Aragón fechadas entre 1440 y 1470, otros 15 documentos sobre la invasión francesa de Lombardía de los años 1490, cinco cartas de Jaime II «el Justo» y 16 cartas del siglo XVI, entre ellas una carta autógrafa del Gran Capitán o cartas firmadas por Felipe II y Carlos I.

Destaca una carta con nueve líneas autógrafas que Fernando el Católico escribió a su padre Juan II de Aragón el 13 de julio de 1477 en Medina del Campo o la que remitió María, reina de Hungría y Bohemia, a los diputados de Aragón en mayo de 1583.

La colección, que está declarada inexportable, había formado parte de una colección privada desde hacía décadas, según indicaron a ABC desde Ansorena.

La Asociación Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés ( Apudepa) había pedido el retorno a Aragón de los documentos porque, según aseguró «con rotundidad», los legajos formaron parte del Archivo del Reino de Aragón que, tras el incendio de 1809, se disgregaron.

Aunque la mayor parte de estos fondos se conservan actualmente en la Diputación Provincial de Zaragoza y en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza, otros documentos que quedaron en precaria situación fueron sustraídos a mediados del siglo XIX.

Según el análisis realizado por esta asociación de defensa del patrimonio aragonés, una veintena de los documentos subastados se corresponden con los descritos en los inventarios de Xavier de Salas o Diego Bonilla y otros tres manuscritos son cartas remitidas a los diputados del Reino de Aragón, «que ellos guardaban celosamente en su archivo zaragozano». El resto también coincide tanto por su temática como por su datación con el contenido de la conocida como Alacena de Zurita (documentos y archivos del cronista Jerónimo de Zurita).

Ante la denuncia de Apudepa, los técnicos de Patrimonio del Gobierno aragonés abrieron una investigación sobre la procedencia y autenticidad de los escritos. Fuentes del Ejecutivo autonómico señalaron a ABC antes de la subasta que el estudio ya se había terminado, pero no podían informar sobre sus resultados mientras la puja estuviera abierta porque ésta podía verse afectada.