El pintor anuló, antes de fallecer, la continuidad de una Fundación con su nombre en Cuenca. ABC

El Estado gana el litigio por las 50 obras de la dación de Saura

MADRID. ABC
Actualizado:

El Estado ganó ayer la primera gran batalla por el legado pictórico de Antonio Saura. La Junta Arbitral de Resolución de Conflictos de la Agencia Tributaria denegó la solicitud que había hecho la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de liquidar el impuesto de sucesiones del pintor Antonio Saura. La medida permitirá que la dación de más de una cincuentena de obras del artista, que pagan unos sesenta millones del impuesto de sucesiones, pase a integrar los fondos del Museo Reina Sofía, donde se hallan en depósito. El Gobierno autonómico de José Bono ha anunciado que recurrirá la decisión ante la Audiencia Nacional.

RECURSO DE CASTILLA-LA MANCHA

Por su parte, el Ministerio de Cultura declaró ayer a ABC por boca de un portavoz que el Departamento que dirige Pilar del Castillo ha seguido con atención el conflicto, hablando tanto con los herederos y el albacea de Saura como con las autoridades castellano-manchegas. Cultura ha «respetado la soberanía de la Junta Arbitral», pero «el fallo es como esperábamos, no nos ha sorprendido». Con respecto al futuro de los cuadros en depósito en el CARS, el Ministerio declara que «nos parece bien que sigan donde están».

El delegado de la Junta de Comunidades en Cuenca, José Luis Martínez Guijarro, ha declarado que la Consejería de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha recurrirá ante la Audiencia Nacional, por la vía de lo contencioso-administrativo, la decisión adoptada en Madrid por dicho órgano de resolución de conflictos en materia tributaria, que integran representantes de las dos Administraciones, informa Efe.

La denegación se ha basado en la consideración de que el Gobierno de Castilla-La Mancha no presentó en los plazos reglamentarios la petición de liquidar el impuesto de sucesiones de Saura, sin que se haya entrado al fondo del asunto sobre cuál de las Administraciones está capacitada para hacerlo, matizó el delegado de la Junta.

En este sentido, aclaró que el Gobierno de Castilla-La Mancha no está de acuerdo con el cómputo de los plazos que ha hecho la Agencia Tributaria, ya que considera que la petición para gestionar la liquidación de la herencia se hizo en el plazo requerido.

El contencioso tuvo su origen en el mes de mayo de 1999, cuando la Consejería de Economía reclamó a la Agencia Tributaria que le facilitara información sobre el impuesto de Saura, al tener conocimiento de que estaba tramitando la herencia del pintor. La Agencia Tributaria entiende que el plazo de un mes establecido para presentar formalmente la petición comenzó a computar en el momento en que se recibió la solicitud de información del proceso, mientras que el Gobierno regional considera que tendría que empezar a contar más tarde.

EMPADRONADO EN PARÍS

Concretamente, el Ejecutivo castellano-manchego mantiene que el plazo para presentar la solicitud debió empezar a contar cuando los técnicos de la Comunidad autónoma terminaron de analizar la documentación enviada por la Agencia Tributaria, señaló Guijarro.

Tras analizar la documentación, la Administración autonómica decidió reclamar la competencia de tramitar la liquidación del impuesto de sucesiones de Saura, al considerar que tenía pruebas suficientes para demostrar que el pintor residía en Cuenca a pesar de que estaba empadronado en París.

Por su parte, la Agencia Tributaria mantiene que es la competente para liquidar la herencia como ocurre con cualquier español que resida en otro país. Ésta era, también, la tesis mantenida por los herederos del artista.