Un espíritu burlado

Pedro Manuel VÍLLORA
Actualizado:

«¿Qué tal, cariño?». Autor:

Santiago Moncada. Intérpretes: Á. L. Yusta, S. Sanders, A. Resino, T. Ballester. Esc.: M. Brayda. Director: Á.L.Yusta. Teatro Fígaro, Madrid.

Cuando se anuncia una nueva obra de Santiago Moncada para el inicio de la próxima temporada madrileña («Smoking», con Arturo Fernández), la cartelera nos sorprende con el reestreno de otro de sus títulos. Fue en 1986 cuando «¿Qué tal, cariño?» se asomó por primera vez a un escenario, y ahora regresa casi sin avisar y con el mismo misterio e intriga que el fantasma que la protagoniza. Y es que se trata de una comedia de aparecidos, lo cual la emparenta con otra de las obras que actualmente se representan en Madrid: «Pa siempre», de Sebastián Junyent.

Tal vez esta predilección de autores, productores y público por la cara más amable del mundo de los fantasmas tenga algo que ver con la necesidad de escapar de la realidad y ser otro, más afortunado, más feliz. Unamuno hablaba de los «ex-futuros»; o sea, de los seres en los que nos podríamos haber convertido en caso de elegir los caminos de la vida que finalmente desechamos. Es un asunto que Edgar Neville trató maravillosamente en «La vida en un hilo» y que Moncada recupera con algunos toques a lo Noël Coward y su «Un espíritu burlón»: tras el entierro de una mujer, esta se aparece a su esposo aprovechando un supuesto último instante de vida en el que confluirían pasado, presente y futuro; esta aparición altera el entendimiento del viudo con la esposa de su mejor amigo, y entre los cuatro se lanzan a un enredo de relaciones cruzadas. Este es un tipo de teatro popular, que sirve para que el espectador vea en el escenario el reflejo de algunos pecadillos en los que hayan podido caer sus amistades, divirtiéndose con ello.