Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes
Juan Manuel Bonet, director del Instituto Cervantes - Ignacio Gil

El español, un recurso económico de 164.000 millones de euros

Un curso en El Escorial, dirigido por el Instituto Cervantes, desarrolla el valor de nuestro idioma

MadridActualizado:

El suyo es el valor de aquello que siempre está y que, por consiguiente, no ponderamos hasta que lo perdemos o, simplemente, lo analizamos. Haciendo lo propio con la lengua española, el resultado es el siguiente: genera el 16% del Producto Interior Bruto (PIB) o, de forma más visual, 164.000 millones de euros y 3,5 millones de empleos.

Así lo expresa el informe «El valor económico del español», una recopilación de catorce tomos en la que ha participado el catedrático de economía aplicada José Luis García. De ello presume el Instituto Cervantes, principal valedor de la que es la segunda lengua con más hablantes nativos del planeta, y ayer tuvo ocasión de hacerlo en el curso organizado junto con la Universidad Complutense en El Escorial, «El español en el mundo: un activo económico sostenible». El director del Cervantes, Juan Manuel Bonet, resume: «El español es el activo económico más importante de los países hispanohablantes».

La pormenorizada información reunida por García dibuja los efectos tangibles de la expansión del español:en la primera década del presente siglo, la inmigración hispanoamericana con destino a la Península se triplicó. Por cuatro se multiplicaron los intercambios comerciales entre países de la mencionada clasificación. Además, quienes tienen al español como lengua bajo dominio obtienen un 30% más de sueldo que los que lo hablan con dificultad.

Turismo idiomático

La mayor parte de los ingresos que el Cervantes recibe gracias al español proceden de los cursos que organiza para expedir títulos como el Diploma de Español como Lengua Extrajera (DELE), que comercializan a través de gobiernos foráneos que solicitan a sus profesores de español estar en posesión del mencionado título oficial. A menor escala, los beneficios también proceden de acuerdos con escuelas, de empresas que imponen como requisito básico una acreditación del nivel de español o de alumnos digitales que estudian para obtener una titulación DELE. Algo similar ocurre con las ciudades que reciben turismo idiomático.

Medellín es hoy una de las localizaciones que más empeño está poniendo en potenciar esta faceta, principalmente como vía para reintegrarse en la comunidad internacional y proyectar una imagen abierta. Los jóvenes norteamericanos son su principal cliente y sus calles, una fuente en la que empaparse del idioma cervantino.

Para seguir dando comba a esta fuente de ingresos, el 24 de julio 70 directivos del Cervantes se reunirán en Málaga para acordar las bases del plan de choque cultural diseñado por Bonet, que tiene en los 300.000 euros de crecida del presupuesto anual –un incremento del 10% con respecto a los años anteriores a la crisis– su principal novedad. En este sentido, Bonet anuncia dos tipos de exposiciones «bilaterales»: una que contará la relación de España con otros países, con Brasil como primera estación, y una segunda tipología que ligará artes heterogéneas como la fotografía y las letras. Esta última comenzará con las imágenes de escritores hispanos del cubano José Fernández, y continuará con Baldomero Pestana, en una muestra que recopilará su trabajo en Perú y Francia.