España, «destino» y objetivo de la mirada del «New York Times»

MADRID. Virginia Solera
Actualizado:

Fruto de la colaboración entre el periódico «The New York Times» y la editorial española Lunwerg ha visto la luz el libro: «Destino España. España a través de The New York Times». Una obra «de futuro, de la España de hoy y mañana», aseguró el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, quien asistió ayer al acto de presentación del libro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Rodrigo Rato explicó que la obra no habla de una España profunda -distinta a la de hoy-, «sino de la que nos muestran unos ojos anglosajones, que ven la España presente y futura de forma distinta a como algunos de sus antepasados la vieron». Además, el hecho de que un diario tan prestigioso como «The New York Times» haya decidido elaborar un libro sobre un único país «debe llenarnos de legítima satisfacción», añadió el ministro.

El libro es resultado de una estrecha colaboración de tres años entre el equipo del periódico y la editorial. Una colaboración profesional y personal que «ha puesto a prueba las buenas intenciones, habilidades y sentido común de los participantes en el proyecto», indicó Mitchel Levitas, director de ediciones del diario.

Con la ayuda de 22 escritores y más de 25 fotógrafos ha sido posible reunir en un solo volumen dos formas de captar la esencia de la identidad española. Un recorrido por la arquitectura, la gastronomía, el arte y el paisaje de nuestro país de la mano de algunos de los escritores más relevantes del periódico. Todo ello se concentra en un texto «único, útil y hermoso, escrito con estilo y calidad», añade Levitas.

BANQUETE DE LA VIDA ESPAÑOLA

Entre los artífices de «Destino España» se encuentran la novelista inglesa Rachel Billington, la ensayista Deborah Mason, el periodista Benjamin Jones, y el historiador Hugh Thomas, autor de la introducción.

En este sentido, Thomas recalcó lo «notable» de los autores y calificó al libro «de muy digno». «Enamorado de España sin reservas», recordó la cantidad de escritores anglosajones que se han inspirado en nuestro país, «sus gentes, sus costumbres y, sobre todo, su vida».

Un amigo del historiador le comentó decepcionado un día que un extranjero no puede participar plenamente en el banquete de la vida española, a lo que Thomas le respondió: «Pero podemos participar en la sobremesa del banquete».