La conocida como «Cabeza de Livia» de Bornos
La conocida como «Cabeza de Livia» de Bornos - Ayuntamiento de Bornos

Encuentran en Múnich la «Cabeza de Livia» robada en 2010 en Bornos

El catedrático de Arqueología José Beltrán Fortes dio con ella por casualidad mientras realizaba un estudio particular sobre la escultura romana en la provincia de Cádiz

MadridActualizado:

Desde que la conocida como «Cabeza de Livia» fue robada en el Castillo Palacio de los Ribera en noviembre de 2010, el Ayuntamiento de Bornos (Cádiz) no ha dejado de buscarla, en colaboración con la Justicia y Fuerzas de Seguridad. Ahora, por fin, esta cabeza romana de mármol blanco ha sido localizada a más de 2.000 kilómetros de distancia de las ruinas de la antigua ciudad de «Carissa Aurelia», donde fue encontrada en 1960.

José Beltrán Fortes, catedrático de Arqueología de la Universidad de Sevilla, dio con ella por casualidad en Múnich (Alemania) mientras realizaba un estudio particular sobre la escultura romana en la provincia de Cádiz. Tras numerosas pesquisas y una orden Europea de Investigación, el Ayuntamiento de Bornos ha confirmado que la pieza «ha resultado ser la cabeza sustraída en Bornos».

Aunque su verdadero nombre, según indica el Consistorio en una nota, no es Livia, sino Antonia la menor, hija de Marco Antonio y Octavia.

Este retrato de mujer permaneció durante muchos años sobre una columna de mármol en la escalera de acceso a la planta alta del edificio consistorial de Bornos, hasta que fue trasladada posteriormente al Centro de interpretación turística ubicado en la planta Alta del Castillo Palacio de los Ribera. Allí desapareció en noviembre de 2010 y desde entonces se desconocía su paradero.

El Ayuntamiento de Bornos ha mostrado «gran satisfacción» por la localización de «esta importante pieza» de su patrimonio histórico y espera que «en breve espacio de tiempo» regrese a Bornos. De momento, la justicia ha tomado las medidas necesarias para impedir su destrucción, transformación, desplazamiento, trasferencia o enajenación hasta que concluya el proceso judicial, en el que el Ayuntamiento está personado como acusación particular.