«The Siberian Times»

Encuentran la momia de una «Bella durmiente» de hace 2.000 años enterrada con su espejo

A pesar de que la tumba había estado sumergida bajo el agua, el lugar se ha conservado intacto hasta nuestros días.

Actualizado:

En el sur de Siberia han sido encontrados momificados los restos de una mujer, vestida de seda y enterrada junto a un espejo, según «The Siberian Times». A pesar de que la tumba había estado sumergida bajo el agua, el lugar se ha conservado intacto hasta nuestros días.

Apodada la «Bella durmiente», probablemente fue enterrada alrededor del siglo I D.C. de una manera inhabitual: ataúd de piedra, totalmente sellado debajo de una cubierta de piedra provocando una momificación natural del cuerpo de la mujer. «Los tejidos blandos, la piel, la ropa e incluso los objetos funerarios se encontraron intactos», dijo un arqueólogo a este medio ruso. Estos incluyen un cinturón de cuentas con una hebilla, un jarrón de estilo Hun y una caja redonda de madera cubierta con corteza de abedul en la que había un espejo chino en un estuche de fieltro.

Los arqueólogos, del Instituto de Historia de la Cultura Material de San Petersburgo, encontraron a la momia en la orilla del río Yenisei, aguas arriba de la represa gigante Sayano-Shushenskaya en la sur-central República de Khakassia. Una caída en el nivel del agua en mayo expuso la tumba rectangular de la Bella Durmiente, que previamente había estado bajo el agua, como ya habíamos comentado.

«La parte inferior del cuerpo estaba especialmente bien conservada», explicó Marina Kilunovskaya, arqueóloga del Instituto de Historia de la Cultura Material. «Esta no es una momia clásica, en este caso, el entierro estaba bien cerrado con una tapa de piedra, lo que permite un proceso de momificación natural».

Una análisis de los bienes funerarios reveló que la persona momificada probablemente era una mujer noble durante su vida. Debido a las características mencionadas antes, ya que los objetos funerarios eran ornamentados, el contenedor de maquillaje redondo estaba cubierto con corteza de abedul y el espejo chino dentro de él estaba ubicado en un estuche de fieltro, dijeron los arqueólogos.

En el futuro, los arqueólogos están trabajando para preservar los restos de la Bella Durmiente y estudiar los artefactos dentro de su tumba, dijeron los investigadores.