Los Duques de Lugo inauguraron la Feria del Libro de Madrid

Los Duques de Lugo inauguraron la Feria del Libro de Madrid

Actualizado:

La infanta Elena ha inaugurado la sexagésima edición de la Feria del Libro de Madrid, que este año presenta como principales novedades la reducción del número de casetas y la eliminación de la controvertida lista de títulos más vendidos. Hasta el próximo 10 de junio, podrán visitarse en el parque de El Retiro 389 puestos, 77 menos que el año pasado. La nueva organización del certamen, presidida por Fernando Valverde, ha

decidido rebajar el número de casetas para evitar la repetición

temática de expositores y frenar el impacto ambiental que sufre el

parque con la feria. El recorte afectará sobre todo a un sector

editorial que se consideraba sobrerrepresentado, como el de la

venta de enciclopedias.

   Para facilitar la localización de los títulos buscados, también

se ha acordado este año la ubicación agrupada de las casetas en

cuatro grandes grupos: librerías especializadas, editoriales,

instituciones oficiales y literatura general.

   Este año no se podrá hablar de autor más vendido en la feria o

del escritor que más ejemplares ha firmado. Los responsables han

tomado la decisión después de que en las dos últimas ediciones no

lograra acabarse del todo con la polémica que estalló hace tres

años, cuando un grupo de libreros encabezado por Miguel Visor

decidió hacer su propia lista alternativa al dudar de la veracidad

de la "oficial", que colocó a Antonio Gala como líder en perjuicio

de Carmen Martín Gaite, que los críticos creían la ganadora.

   En la siguiente edición, la dirección encargó la lista a una

empresa de sondeos, pero los recelos de las editoriales han

persistido, toda vez que la relación se sigue confeccionando en

virtud de la mera consulta a los vendedores. Según Valverde,

mientras no se disponga de un control electrónico de las compras,

este tipo de ránking carece de sentido.

   Ante la supresión de las listas, Antonio Gala, que había

amenazado con no volver a la feria si continuaba esta costumbre,

estará presente en la firma de ejemplares.

   Responsables de Anagrama y Planeta, dos editoriales

protagonistas de la polémica de 1998, también han expresado a

Servimedia su satisfacción por la desaparición de las listas.