División sobre quién pagará la destrucción de las carnes

MADRID. ABC
Actualizado:

Larga fue la reunión que convocó ayer a los responsables de Sanidad y Agricultura de las distintas Comunidades Autónomas para consensuar la aplicación de las nuevas normativas de la Comisión Europea sobre la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB). En este encuentro intersectorial, se abordaron además los efectos que el denominado mal de las «vacas locas» puede tener en la Fiesta de los toros y cómo darles solución.

A la hora del cierre de esta edición, había discrepancias a la hora de fijar quiénes correrán con los gastos generados por la destrucción de las reses lidiadas, algo que se da prácticamente por seguro, como adelantó ABC en su momento. Esta medida estaba recogida en el documento que firmaron las once asociaciones que componen el mundo taurino.

La división entre los representantes de las distintas Comunidades llevó a que algunos de ellos plantearan que el coste de quemar las carnes se cargue en el precio de las entradas.

El titular de Agricultura abandonó ayer la reunión de Madrid en el momento en que se comenzó a tratar el problema de los toros de lidia, al tener su esposa intereses económicos en el sector.