Días de terror y fantasía

Actualizado:

POR CELIA FRAILE

FOTO JOB VERMEULEN

Hasta el 12 de octubre, Sitges se convierte en el escenario favorito de los seguidores del cine fantástico y de terror. La XLII edición del Festival Internacional de Cinema de Catalunya concentra durante estos días proyecciones, exposiciones y jugosas actividades paralelas que hacen las delicias de los amantes del género. Después de «2», de Jaume Balagueró y Paco Plaza; «Moon», de Duncan Jones, y la secuela de «Crepúsculo» le toca el turno a «The Road». La cinta de John Hillcoat, protagonizada por Vigo Mortessen, Charlize Theron, Robert Duvall y Guy Pearce, será la encargada de clausurar el festival este domingo.

En este 2009 se cumplen treinta años del estreno de «Alien, el octavo pasajero» y el festival ha querido rendir homenaje a esta legendaria obra de terror gótico en el espacio firmada por Ridley Scott. Además de las proyecciones, la réplica de la espantosa criatura creada por H. R. Giger atrae a los nostálgicos. La terrorífica escultura, de unos dos metros de alto, se acompaña del resto de sus formas vitales, desde el estado embrionario (imagen de la presente edición) al claustrofóbico atrapacaras.

Otra exposición interesante es la de «Rostros de cine», de Vuk Jevremovic. En esta edición, el artista deja a un lado su faceta como animador y nos muestra la de pintor. En las piezas que componen «Rostros de cine», el artista capta a diferentes actores en acción, como el desaparecido Paul Newman.

El revival de los ochenta también está presente en Sitges. Aquellos maravillosos años tienen su reflejo en las pantallas del festival. Hoy se proyecta «El espíritu de la colmena» de Víctor Erice y la entrañable «Los Cazafantasmas» se podrá ver el domingo.

La cara más desenfadada del encuentro se mostrará mañana, fecha elegida para la «Zombie walk». Desde las 12:00 horas, en el edificio Miramar, comienza las sesiones de maquillaje gratuito y, a las 20:00 horas, arranca el desfile de los no-vivos. Después y hasta la madrugada, cita en la playa para la espeluznante fiesta de los zombies.

Si le queda tiempo libre, no olvide pasear por el Parque Natural del Garraf, a orillas del mar Mediterráneo.