Elementos romanos reutilizados como pies de altar de la catedral
Elementos romanos reutilizados como pies de altar de la catedral - FHEAG

Descubren restos de un templo paleocristiano bajo la catedral de Barcelona

Una prospección realizada con un georradar ha revelado vestigios reaprovechados en la época tardoantigua

BarcelonaActualizado:

Una prospección realizada con un georradar en el subsuelo de la catedral de Barcelona ha revelado vestigios de un templo románico y restos de un baptisterio paleocristiano anteriores a la actual catedral y reaprovechados en la época tardoantigua -período que comprende del siglo III al VIII-.

Este estudio ha sido presentado en unas jornadas organizadas por la Facultad Antoni Gaudí de Historia, Arqueología y Artes Cristianas (FHEAG) que han comenzado este jueves y se prolongarán hasta mañana, en las que se profundizará en los antecedentes de la catedral a través de investigaciones sobre su patrimonio arquitectónico, artístico, archivístico y arqueológico.

En la jornada de la FHEAG, que forma parte del Ateneo Universitario Sant Pacià, se ha presentado también un estudio que identifica la cátedra -el asiento del obispo- más antigua de la ciudad, en uso como asiento desde su consagración, como mínimo, en 1058.

Este estudio, liderado por las arqueólogas Julia Beltrán e Isabel Rodà, ha determinado que la silla es del siglo XI y no gótica, como aparece datada en los libros, y que su estructura original está elaborada con seis piezas de mármol romano procedente de Carrara y Proconnesio.

En el marco de esta investigación, las arqueólogas también analizan otros elementos de procedencia romana y tardoantigua que se encuentran en el interior de la catedral, como el sepulcro de San Raimon de Penyafort, del siglo XIV, o la pila bautismal, un trozo de cornisa de un edificio monumental imperial de época románica, además de dos losas con fragmentos de inscripciones ubicadas en la actual plaza Sant Jaume.

El archivo de la catedral de Barcelona es otro de los ejes de las jornadas, ya que su fondo archivístico representa «la colección documental medieval más importante de la ciudad», y se explicará «quiénes eran los encargados de la producción de libros y para quién los producían».