El navío encontrado intacto en el Mar Muerto - MAP

Descubren el barco hundido más antiguo del mundo en el fondo del Mar Negro

Este pecio de la Antigua Grecia ha permanecido intacto bajo las aguas durante más de 2.400 años

Actualizado:

Los arqueólogos han encontrado el que piensan que es el pecio intacto más antiguo del mundo en el fondo del Mar Negro, donde parece haber permanecido sin ser perturbado durante más de 2.400 años.

«Un barco del mundo clásico que sigue intacto en dos kilómetros de agua es algo que nunca hubiera creído posible», ha afirmado el profesor Jon Adams, investigador principal del Proyecto de Arqueología Marítima del Mar Negro (MAP).«Esto cambiará nuestra comprensión de la construcción naval y la navegación en aquella época», ha apostillado.

Los especialistas creen que este hallazgo ha sido posible gracias a la falta de oxígeno y de luz que existe en la profundidad a la que fue descubierto (poco más de un kilómetro y medio). Estas condiciones son idóneas para la conservación, puesto que ningún ser vivo, incluidos los organismos que suelen devorar la madera y la carne.

De 23 metros y con su mástil, timones y bancos de remo intactos, se trataba de un barco comercial en la Antigua Grecia que se fue a pique en una zona conocida como el cementerio de los naufragios, ya que se han encontrado allí los restos de unos sesenta navíos.

Los investigadores afirman que se trata de un barco similar al que aparece en el «Jarrón de la Sirena», una antigua cerámica griega que permanece en el Museo Británico y que ambos datan de la misma época, de acuerdo con una datación de carbono.

Jarron de la Sirena
Jarron de la Sirena - MUSEO BRITÄNICO

La pieza muestra a Ulises, el héroe de Homero en la «Odisea», atado a un mástil para resistir a los cantos de sirena. Ese mástil es idéntico al del barco hundido encontrado en el Mar Negro.

El hallazgo también pone de manifiesto lo lejos que llegaron los barcos comerciales de la época. Los especialistas afirman que el navío probablemente se hundió durante una tormenta con una tripulación de unos 15 o 25 hombres.

Los científicos encontraron este cementerio de barcos hundidos al usar robots submarinos para inspeccionar los efectos de cambio climático a lo largo de la costa búlgara. Ya habían dado con más de sesenta restos de naufragios de más de 2.500 años, incluidos navíos de los Imperios Romano, Bizantino y Otomano. Ed Parker, CEO del Proyecto de Arqueología Marítima del Mar Negro, ha afirmado al Daily Mail que «alguno de los barcos que hemos descubierto solo han sido vistos antes en murales o mosaicos».