Dos turísticas en la atracción turística del Área 51, punto de encuentro para el asalto del próximo 20 de septiembre
Dos turísticas en la atracción turística del Área 51, punto de encuentro para el asalto del próximo 20 de septiembre - ABC

Así es el delirante plan que pretende asaltar el Área 51 y que inquieta al Ejército americano

Más de un millón de personas han afirmado en Facebook que participarán

Corresponsal en WashingtonActualizado:

Si el plan sigue adelante, el 20 de septiembre, a las tres de la madrugada, casi un millón y medio de personas tratará de tomar una base aérea en el desierto de Nevada en la que los aficionados a lo oculto creen que desde hace décadas el gobierno de Estados Unidos realiza pruebas médicas y científicas con extraterrestres. Todo comenzó el 27 de junio con una convocatoria publicada en Facebook por un perfil anónimo que simplemente proponía reunirse en medio del desierto en la madrugada de un viernes para «ver a los extraterrestres». Desde entonces 1,3 millones de personas han confirmado su asistencia y otro millón adicional ha dicho que está interesado en acudir.

Tanto temen las autoridades que este ridículo asalto se les vaya de las manos a los organizadores, que la propia Fuerza Aérea ha dicho través de un comunicado que quienes traten de entrar por la fuerza en una base militar están poniendo en grave riesgo sus vidas y las de los que les acompañan, además de arriesgarse a penas de cárcel. «Se trata de un campo de pruebas de la Fuerza Aérea, y esta está preparada para proteger a sus soldados y sus instalaciones», dijo a ABC una portavoz del Ejército, Laura Andrews, en un comunicado enviado por correo electrónico. El hecho de entrar en la base sin permiso, aunque sea por error, conlleva multas, como mínimo, de 650 dólares (unos 575 euros al cambio actual).

Mapa del Área 51
Mapa del Área 51 - ABC

La fascinación por los extraterrestres de la misteriosa Área 51 viene de muy lejos, desde que en 1955 la Fuerza Aérea expropiara esos terrenos para experimentar con aviones de vigilancia de gran altitud. Las pruebas que se llevaron a cabo en esa explanada del desierto, a unos 100 kilómetros al norte de Las Vegas, hicieron pensar a vecinos y pilotos de aviones comerciales que algo extraño ocurría en aquella base. Uno de los modelos que se puso a prueba, el Lockheed «Dragon Lady», se eleva a 21.000 metros, provocando extraños ruidos y reflejos que pronto se asociaron a ovnis y otros misterios de las galaxias. La CIA publicó hace poco un informe sobre varios tipos de experimentos aéreos realizados en la base con nuevas tecnologías, despejando cualquier sospecha sobre captura de ovnis o marcianos.

En la convocatoria publicada ahora en Facebook aquellos que se han apuntado a allanar la base en septiembre han compartido todo tipo de mapas; fotografías; teorías sobre dónde pueden estar los extraterrestres y sus naves, y planes que se resumen, esencialmente, en entrar todos por la fuerza, tumbar las vallas y correr tan lejos como se pueda huyendo de las balas, si es que los soldados disparan. «Si nos coordinamos podemos crear una nube que nos cubra con nuestros cigarros electrónicos», dijo uno de ellos en una publicación. Pocas veces un plan tan estúpido ha inquietado tanto a la cúpula militar de Estados Unidos, que teme que una broma como esta acabe siendo un imán para miles de iluminados que crean de verdad que van a encontrarse finalmente cara a cara con marcianos cautivos.

Por supuesto, los organizadores ya venden camisetas de la convocatoria, con la cara de un extraterrestre sobre el lema «Yo sobreviví al Área 51», a través de una página web creada expresamente para ello ( stormarea51.us). Cierto es que este alucinógeno plan ha resultado positivo para los comercios alrededor de la base militar de Nevada: allí, los pequeños moteles están completos para el fin de semana en que se prevé que tenga lugar el asalto, según dijo ayer a este diario por teléfono Connie West, la gerente de uno de ellos, The Little A’Le’Inn. «Sólo llaman para preguntar por el 20 de septiembre», dijo. «Es un fenómeno».

No es que sea fácil llegar hasta ese recinto, dentro del complejo militar de la base de la Fuera Aérea Nellis. No hay carreteras pavimentadas y se necesitan coches especiales con tracción en las cuatro ruedas. Relativamente cerca de la base pasa la carretera 375, que el gobierno del estado de Nevada bautizó en 1996 como «Autopista Extraterrestre». De hecho, durante años, tanto el Área 51 como la localidad de Rosswell en Nuevo México, ha sido un reclamo turístico, explotado con todo tipo de festivales y atracciones. Eso era hasta que más de un millón de personas decidiera unirse en una alegre turba que quiere, por fin, liberar a los extraterrestres por la fuerza.