Amaya de Miguel, directora general del Inaem (en el centro), rodeada por Helena Pimenta y Lluís Homar, directores saliente y entrante respectivamente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico
Amaya de Miguel, directora general del Inaem (en el centro), rodeada por Helena Pimenta y Lluís Homar, directores saliente y entrante respectivamente de la Compañía Nacional de Teatro Clásico - Inaem

Cultura se defiende: solo quince mujeres se han presentado a los concursos de las compañías nacionales

La ausencia de mujeres entre los directores elegidos para los centros de creación del Inaem ha recibido críticas y protestas

MadridActualizado:

Sólo quince mujeres se han presentado a los procesos de selección para las direcciones de los centros de creación del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem). Así explica este organismo después de que varias plataformas feministas protestaran por el hecho de que no se hubiera elegido a ninguna mujer en los citados procesos (falta solo el Centro Dramático Nacional).

Hace un par de días, al whatsapp de varios periodistas llegaba este mensaje: «Con mucha preocupación asistimos a los nombramientos de los nuevos responsables de las unidades del Inaem. Todos han sido hombres. ¡No hay ninguna mujer! La nueva directora general y el consejo han elegido a los directores del Ballet Nacional, la Compañía Nacional de Danza, Compañía de Teatro Clásico y Auditorio Nacional. Cuatro hombres que se suman a los directores actuales del Festival de Almagro, Centro de Documentación Teatral y Centro Nacional de Difusión Musical. En total siete directores varones para siete cargos de alta responsabilidad en la política cultural. Una ausencia absoluta de mujeres dolorosa e inexplicable. Estos nombramientos contradicen los principios de igualdad y tiran por tierra el trabajo de todos estos años. Tristeza. Impotencia. Hay que seguir luchando».

A esto se ha sumado la carta remitida a Amaya de Miguel, directora general del Inaem, por distintas asocaciones feministas y mujeres particulares, protestando por la ausencia de mujeres en los nombramientos, que «han recaído en varones visibilizando una indiferencia muy grande a la presencia femenina en los altos puestos de dirección ejecutiva de las compañías mencionadas para los próximos años. Sin poner en cuestión la capacidad o mérito de ninguno de estos profesionales, creemos que se trata de una decisión que, potencialmente, instaura durante la próxima década una situación no paritaria en las posiciones de liderazgo de las unidades de producción del Inaem, con unas consecuencias difíciles de prever en cuanto al avance de la igualdad en la cultura».

Aunque en la carta se asegura que «nos consta que en las unidades de producción del Ministerio se trabaja activamente por la igualdad de oportunidades por lo que las asociaciones que, desde la sociedad civil, trabajamos», termina el texto: «Nuestra convicción es que ante problemas que puedan plantearse en la designación de los altos cargos directivos no debería optarse nunca por la desigualdad efectiva, porque sus consecuencias son graves para el conjunto de la sociedad y suponen un freno de años a las justas expectativas de cambio. Como asociaciones feministas del ámbito de la cultura, y tras dejar constancia de nuestra preocupación, requerimos del Inaem una explicación del proceso que ha conducido a los cuatro nombramientos arriba mencionados, con la esperanza de poder comprender dónde radica el problema que impide el cumplimiento de la Ley de Igualdad y, por lo mismo, buscar los mecanismos más eficaces para que algo como lo que ha ocurrido ahora no vuelva a suceder».

Firman esta carta distintas asociaciones: AMAEM, Marías Guerreras, AMCE (Asociación de Mujeres Creadoras de Música en España), AMM (Mujeres en la Música), CLÁSICAS Y MODERNAS, CIMA (Asociación de Mujeres en el Cine y Medios Audiovisuales). LMPT (Liga de las Mujeres Profesionales del Teatro), MAV (Mujeres en las Artes Visuales), Mujeres en la Industria Musical, Más Músicas, MYM (Mujeres Y Música) y Projecte Vaca (Associació de creadores escèniques), además de varias profesionales a título individual, como Concha Hernández (directora del Festival Ellas Crean), Clara Sanchís (dramaturga y actriz) Laura Aparicio (dramaturga y actriz). Amaranta Osorio (dramaturga, actriz y gestora cultural), Irma Correa (dramaturga y actriz), Ana Contreras, Alicia Blas (directora de la Jornada de Teatro de la RESAD), Eva Redondo (dramaturga y actriz), Montse Peidro (actriz) y Tusti de las Heras (actriz).

Ante estas protestas, el Ministerio de Cultura y Deporte, del que depende el Inaem, se ha defendido con un comunicado en el que explica que solo 15 de las 69 propuestas recibidas para concurrir a las cinco direcciones provenían de mujeres.

«De las 69 propuestas, los Consejos Artísticos seleccionaron 18 proyectos, 15 de ellos de hombres y 3 de mujeres. En el caso de la Orquesta y Coro Nacionales de España, el Ballet Nacional de España y la Compañía Nacional de Teatro Clásico los Consejos Artísticos no seleccionaron a ninguna mujer. En el caso de la Compañía Nacional de Danza (CND) de las 4 candidaturas finalistas se seleccionó a una mujer y en el caso del Centro Dramático Nacional (CDN) se eligieron a dos hombres y dos mujeres como candidatos». El elegido o la elegida para este puesto se anunciará mañana viernes.

Estos cargos se han cubierto conforme al Código de Buenas Prácticas, creado por el Ministerio hace ocho años. «El Código de Buenas Prácticas -dice la nota- se rige por los principios de igualdad recogidos en la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres de 2007 y por su naturaleza no da cabida al establecimiento de cuotas».

«El Inaem -concluye la nota- considera que en España hay muchas mujeres en el sector de las artes escénicas que pueden presentar proyectos merecedores de liderar las compañías nacionales. El actual equipo directivo del Inaem está dirigido por una mujer, Amaya de Miguel, y compuesto de manera paritaria».