Cruz deslumbra a su llegada a unos BAFTA plagados de estrellas

EFE | LONDRES
Actualizado:

Vestida con un elegante vestido negro y cubierta con un paraguas, la actriz española Penélope Cruz deslumbró hoy a su llegada a la Royal Opera House de Londres, donde esta noche se entregan los premios BAFTA del cine británico.

Numerosas estrellas circularon por la alfombra roja que conduce al recinto de la ceremonia, que este año cuenta entre los nominados a actores tan taquilleros como Brad Pitt, Angelina Jolie, Sean Penn o la inglesa Kate Winslet.

La pareja formada por Pitt y Jolie -ataviados, respectivamente, con traje y pajarita y vestido negro escotado con detalle amarillo-, acaparó los flashes y la atención del público, que gritó y aplaudió sin cesar al paso de sus ídolos.

Cruz, que está nominada en la categoría de mejor actriz de reparto por su papel en la película "Vicky Cristina Barcelona", de Woody Allen, se paró a firmar autógrafos mientras avanzaba hacia el teatro de la ópera.

Pese al intenso frío londinense, vestía en esta ocasión un vestido negro de cuello cruzado y espalda descubierta que recordaba a los de Audrey Hepburn, y que complementaba con grandes pendientes de brillantes y un espectacular recogido con flequillo.

También se pararon a departir con los "fans" la actriz estadounidense Sharon Stone -con un espectacular vestido rojo que realzaba su silueta-, encargada de entregar un galardón; el galés Michael Sheen, protagonista de "Frost/Nixon", y el joven actor británico de origen indio Dev Patel, candidato al BAFTA por su papel en "Slumdog Millionaire", de Danny Boyle.

Esta edición de los premios Orange de la British Academy of Film and Television Arts (BAFTA) está marcada por la competencia entre dos películas, la de Boyle y "The curious case of Benjamin Button", de David Fincher, ambas con once nominaciones.

Destaca también la nominación, para deleite del público británico, de Kate Winslet como mejor actriz por dos películas, "The Reader", de Stephen Daldry, y "Revolutionary Road", de su esposo Sam Mendes, de forma que compite consigo misma además de con actrices como Jolie, Kristin Scott Thomas y Meryl Streep.

A su llegada a la ceremonia, Winslet, que ya obtuvo un Globo de Oro como mejor secundaria por "The Reader", por el que pronunció un discurso balbuceante que ya ha pasado a la historia, confesó que le encantaría hacerse además con el BAFTA, ya que sería "un momento bonito" para sus padres, que la acompañaron a la gala.

Pasaron también por la alfombra roja Meryl Streep, nominada por "Doubt", el intérprete de James Bond, Daniel Craig, que entregará un premio, y la joven Freida Pinto, rival de Cruz como mejor actriz de reparto por "Slumdog millionaire". La anécdota de la noche la protagonizó Mickey Rourke, quien al parecer se escapó a fumar un pitillo pese a que estaba prohibido.

En declaraciones a los periodistas, el actor estadounidense, que opta a un BAFTA por "The Wrestler", se mostró contento por regresar al mundo del cine tras 14 años retirado por problemas personales, y dijo estar "agradecido por tener una segunda oportunidad".